El cine africano vuelve a la UBU

universidad 3

Un año más el primer ciclo del Aula de Cine de la UBU está dedicado al cine africano. Una programación realizada a tres bandas junto al Aula de Paz y Desarrollo de la UBU y a la ONGD Al Tarab, organizadora del Festival de Cine Africano(FCAT). Un festival que este año estrenaba sedes a las dos orillas del Estrecho de Gibraltar, Tarifa y Tánger.

Las tres proyecciones del mes constarán de un largometraje precedido de un corto que hemos seleccionado tras el visionado de las recomendaciones del festival.Este ciclo, programado durante 11 años, muestra la evolución del cine realizado en el continente africano. Una mejora en la factura técnica verdaderamente destacable y una variedad de temas que sorprende por lo inhabitual para el imaginario que se nos intenta crear desde occidente, lleno de tópicos y temas recurrentes. Aunque si que hay que incidir como siempre en la predominancia de las cinematografías del Magreb. Este ciclo es una muestra de todo ello.

La primera sesión, el día 12 de enero, la conforman dos films de Tunez el corto Et Roméo a epousé Juliette de Hinde Boujemaa, una historia de desamor, o mejor, de amor mal entendido en la vejez y el largo Apenas abro los ojos de Leyla Bouzid, retrato de una joven tunecina ávida de libertad con la música como centro del relato y modo de expresión de una juventud que busca liberarse del yugo del oscurantismo político y religioso, pero sin abordar directamente el tema de la religión.

El siguiente jueves el corto marroquí La perruque de Karim Boukhari y la sudafricana The endless river, tercer largometraje del Oliver Hermanus que ayudará a comprender los desafíos a los que se enfrenta Sudáfrica 20 años después del apartheid.Finalmente el día 21 se proyectarán los films que lograron los principales premios del FCAT 2016, el corto argelino Un metier bien de Farid Bentoumi, que abre un debate en torno a la naturaleza del islam y el conflicto yihadista de una manera poliédrica y sin paternalismo ideológico y el Griot al mejor largometraje de ficción, Lonbraz Kann de David Constantin, segunda película de ficción producida en la historia de Isla Mauricio que narra la crisis que desata entre los trabajadores el repentino cierre de una industria azucarera para la construcción de una urbanización de lujo y un campo de golf.

Este ciclo supone una oportunidad única de disfrutar de películas que van a ser estrenadas en muy pocas ciudades.