Cilleruelo de Abajo enciende de nuevo la pantalla de cine tras 50 años

Pantalla de cine

Vuelve a encender la pantalla de cine en Cilleruelo de Abajo 50 años después. En medio de la tendencia preocupante de cierre de salas de cine, la pequeña localidad de Cilleruelo de Abajo, con apenas 200 habitantes, nace como un faro esperanzado para la cinematografía.

Desde hace unos meses, el entrañable pueblo invita a sus vecinos y a aquellos más cercanos de la zona a sumergirse en el mundo del cine en un antiguo almacén de cereales, transformadolo en un acogedor espacio cinematográfico.

La asociación encargada de volver a traer el cine 50 años después al pueblo es la Asociación Cultural Collalba, quienes afirman que recuperar el cine para el pueblo es una gran labor compatida. La función que realizan es de vital importancia para la localidad, ya que hace unos años fueron los encargados de salvar la escuela y en esta ocasión han hecho lo mismo con el séptimo arte. Afirman que en parte esto se debe al maestro Benaiges, ya que su memoria avivó el deseo de proyectar la película en el pueblo.

La asociación ha rescatado una tradición que se remonta a hace 55 años, cuando el teleclub del pueblo inició proyecciones cinematográficas semanales. La función que realizan es similar a sembrar una semilla, en este caso sobre la cultura, para que se impulse en el pueblo. Después de cada proyección, se retoma la costumbre del cine-foro, ya sea en la misma calle o en el bar local, creando un espacio para compartir opiniones y reflexiones.

Actualmente, entre 5 y 6 miembros de la asociación son responsables de elegir los títulos de las películas, pero la visión a futuro es que la selección sea casi asamblearia, permitiendo que los propios vecinos expresen sus preferencias sobre las historias que desean ver en la pantalla.

En Cilleruelo de Abajo, el cine no es solo una experiencia visual, sino un lazo comunitario que se teje con cada proyección, construyendo puentes entre el pasado y el presente, y encendiendo la chispa de la cultura en un rincón acogedor de Burgos.

OTRAS NOTICIAS