CCOO eleva al juzgado el agotamiento de los sanitarios de la Región

Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León
Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León

Desde la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios CCOO de Castilla y León, consideran que no pueden seguir permitiendo el «machaque» a sus profesionales. «Son personas, agotadas ya física y emocionalmente, que deben conciliar su vida personal y familiar.»

Por eso, han solicitado las Diligencias Previas ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJ CYL) para que investigue la presunta falta de actuación de la Gerencia Regional de Salud en materia de prevención de riesgos laborales.

El Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (SNS), del que forman parte el Ministerio de Sanidad y las Comunidades Autónomas, aprobó el pasado mes de julio, el “Plan de respuesta temprana en un escenario de control de la pandemia COVID19”. En dicho documento, se exigía un plan para evitar el agotamiento entre los trabajadores, incluido en una lista de verificación de las medidas que se debía tomar.

Posteriormente, según el ACUERDO 46/2020, de 20 de agosto, de la Junta de Castilla y León, por el que se aprueba el Plan de Medidas de Prevención y Control para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19, en la Comunidad de Castilla y León, se comprometían a garantizar los medios y capacidades del sistema sanitario para el cumplimiento de lo previsto en el Plan de Respuesta Temprana en un escenario de control de la pandemia por COVID-19.

Lejos de esta realidad, en la Gerencia Regional de Salud de Castilla y León no sólo se ha obviado dicho plan anti-agotamiento sino que tampoco se han evaluado los riesgos psicosociales de los trabajadores en un momento donde la carga de trabajo está siendo tan elevada.

Y lo que está claro es que sus efectos no serán solo personales, también empresariales que a su vez redunda en más falta de personal y mayor dificultad para una atención al usuario óptima. Según señala CCOO, estamos ante un tremendo riesgo ya que, según las evidencias científicas, si dicho estrés dura más de un mes, la respuesta se intensifica con el paso del tiempo y comienza a interferir en la salud del trabajador o la trabajadora.