Castrovido se pone en servicio 17 años y 230 millones después

Presa de Castrovido

El secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, presidirá este viernes la puesta en servicio de la presa de Castrovido, una de las obras más polémicas de la provincia de Burgos por los numerosos retrasos y probemas que ha acarreado a lo largo de este tiempo.

Las obras comenzaban en 2004 y a lo largo del tiempo han arrastrado varios retrasos, con los diferentes gobiernos que han pasado por La Moncloa.

La inversión se ha multiplicado considerablemente hasta los 230 millones de euros, en una de las presas más caras que se han ejecutado en España en los últimos años.

2011 fue un punto de inflexión en su construcción, cuando en un accidente laboral, cuatro operarios que trabajaban en la obra quedaron sepultados bajo toneladas de hormigón. El suceso paralizó las obras durante dos años hasta que se esclarecieron las causas y se solventaron los problemas apreciados.

El resultado final, una presa de hormigón con una cuota máxima de poco más de mil metros, que pretende paliar los efectos que las crecidas del Arlanza han tenido en el entorno.