Casado pide apoyo en sus planes, entre ellos la atención sanitaria no presencial

Veronica Casado (Febrero 2020)


La consejera de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Verónica Casado, ha solicitado este viernes el apoyo de todos los alcaldes y presidentes de diputación de la Comunidad para materializar sus planes en los próximos meses.

El objetivo, según dice en su misiva, afrontar con seguridad la nueva etapa asistencial que comienza el lunes 8 de junio, con la previsible entrada en Fase 2 de la mayoría del territorio regional.

Verónica Casado, una vez más, ha dicho que se debe “seguir siendo altamente precavidos en las actuaciones que desarrollamos dentro de nuestros marcos competenciales, a fin de evitar cualquier situación de riesgo y prevenir nuevos contagios. Hasta que no dispongamos de un tratamiento eficaz contra el coronavirus y no dispongamos de vacuna efectiva -advierte-, toda medida de prevención y protección es necesaria”.

Verónica Casado explica a los alcaldes que la intención del Gobierno regional es comenzar a recuperar poco a poco actuaciones que han modificado su funcionamiento habitual durante la pandemia, siempre con las máximas medidas de seguridad, pero teniendo en cuenta que los rebrotes son una posibilidad muy real, “de tal manera que podamos dar marcha atrás si las circunstancias lo exigen”.

En relación a las numerosas cuestiones y dudas sobre la desescalada sanitaria en Atención Primaria que han planteado directamente varios alcaldes o bien a través de la Federación Regional de Municipios y Provincias, la consejera señala en su carta que en esta nueva etapa la prioridad es que la organización del centro de salud y la asistencia favorezca la seguridad de los pacientes y los trabajadores en todo momento.

En segundo lugar, el plan de la Consejería de Sanidad pasa por mantener los circuitos diferenciados de atención para pacientes con sospecha de infección respiratoria y otros compatibles con la infección Covid, tal y como exige el Ministerio de Sanidad para pasar de fase, recomiendan las sociedades científicas y también los expertos de la Junta.

El tercer punto consiste en garantizar que en las salas de espera se guarda entre pacientes la distancia de seguridad de 1,5-2 metros, pudiéndose disponer mamparas o biombos si no existe la posibilidad de guardar la distancia en algún momento de más afluencia. Hay que asegurar también la distancia entre los profesionales en los lugares comunes.

Se va a distribuir cartelería informativa con instrucciones para los pacientes que acudan al centro con síntomas respiratorios, y sobre medidas de higiene de manos, uso de mascarillas, o distancia personal.

La consejera de Sanidad plantea continuar con la atención no presencial como primer contacto y añadir la presencial para todos aquellos pacientes que necesiten ser vistos tras la valoración telefónica.

loading...