Caritas y la Diputación de Burgos renuevan su convenio de colaboración

cof
cof

El presidente de la Diputación de Burgos, César Rico, y su homólogo de Cáritas Diocesana, Jorge Simón, han renovado este miércoles el convenio de colaboración entre ambas entidades. Se trata de una prórroga del convenio que se firmó por primera vez en 2014 y que lleva aparejada una cantidad de 26.000 euros, que se ha ido incrementado a lo largo de los años.

El objetivo de este convenio es el desarrollo de actuaciones de carácter social, en colaboración con los CEAS de la provincia, para ofrecer apoyo a las personas con dificultados de urgente necesidad en el ámbito rural. De este modo, tal y como ha explicado Jorge Simón, se destina parte de la cuantía a la actuación de anticipo de las ayudas de urgente necesidad, y a la coordinación de los ingresos en el albergue de Cáritas en Burgos.Además, este convenio también se dirige a la impartición de talleres de formación ocupacional con colectivos en situación o en riesgo de exclusión social. Asimismo, también está dirigido al impulso y apoyo a los centros rurales de menores de Villarcayo y Lerma, donde se ayuda a jóvenes que están atravesando situaciones extremas, para que puedan recuperar una vida ordenada.

Finalmente otra buena parte de la cuantía de la ayuda se dirige a la asistencia para personas transeúntes o sin hogar, en situación de fallecimiento. El área de servicios funerarios de Cáritas, se encargan tanto de la adquisición del ataúd, como de su traslado, de la urna y de su depósito en el cementerio.Jorge Simón ha explicado que el fenómeno de la despoblación, sumado al envejecimiento de la población rural, hacen que en el mundo rural, las situaciones de extrema necesidad sean cada vez más acusadas, por eso, su labor «sorda» es fundamental.

En 2017 Cáritas ofrecieron ayudas económicas por valor de 40.514 euros, en forma de 124 ayudas a 41 familias. En sus talleres de formación ocupacional han participado 94 personas y se ha atendido a 559 menores en sus centros de infancia de Villarcayo y Lerma. Por su parte, al albergue de Burgos han acudido 17 personas, y el servicio funerario no ha atendido ningún fallecimiento. Sin embargo, en lo que llevamos de 2018, sí que han atendido 2. Jorge Simón ha asegurado que se trata de datos «muy similares» a los de otros años, dado que una de cada dos personas atendidas, se dirigen a Cáritas por primera vez.

OTRAS NOTICIAS