Cabrerizo considera de «tomadura de pelo» condicionar a la demanda empresarial la reapertura del Directo

Francisco Cabrerizo_Plataforma Tren Directo

Una tomadura de pelo. Así de contundentes han sido las palabras del portavoz de la Plataforma por el desarrollo de Burgos y el Empleo, Francisco Cabrerizo, a la hora de valorar la reunión entre los representantes de Burgos, Castilla y León y el Ministerio de Fomento para analizar la reapertura del tren directo Madrid-Aranda-Burgos. Y es que la única conclusión de esta reunión no ha sido otra que la necesidad de solicitar más informes y aclaraciones al estudio remitido al ministerio el pasado mes de noviembre para la reapertura de esta vía.

Francisco Cabrerizo ha recordado que se trata del segundo corredor más importante de España, que supondría una comunicación directa con Europa, y grandes oportunidades de desarrollo en la geografía burgalesa. Por ello critica la decisión por parte de Fomento, de solicitar más informes a un estudio de viabilidad «muy positivo» que interpreta ya los datos favorables tanto económicos como de circulaciones de esta vía.Cabrerizo añade que el estudio de los técnicos presentado al Ministerio, confirma que el Directo Madrid-Burgos es una vía rentable y no deficitaria, y que además supondría el ahorro de aproximadamente un 6% de los costes de transporte a las empresas, lo que se materializaría en unos 212 millones de euros. Algo que desde el Gobierno Central no tienen tan claro, porque en la reunión de hoy han condicionado cualquier decisión positiva a la demanda empresarial real existente.Detrás de estas nuevas solicitudes de Fomento, el portavoz de la Plataforma por el Desarrollo de Burgos ve una clara intención de «retrasar los tiempos, poniendo pegas y buscando excusas para evitar reabrir la línea». Además le llama la atención que no planteen tantas dificultades a la hora de sacar adelante otras infraestructuras menos rentables y en muchas casos de menos trascendencia que el Directo, en los que se han invertido miles de millones de euros.

Desde la plataforma critican que este «corredor de futuro» siga anclado en el pasado tras más de 50 años sin inversión para una infraestructura que «el Gobierno tiene olvidada», pero tan necesaria para la provincia, y también para el resto de España.