Burgos aspira a ser ciudad experimental para zona de bajas emisiones

Trafico Avenida de la Paz Coches Movilidad (Octubre 2021)

El Vicealcalde de Burgos, Vicente Marañón, ha avanzado, este jueves, la intención del Equipo de Gobierno de contar, si es que es posible, con una empresa del Grupo Michelín para el diseño y la implantación de la zona de bajas emisiones.

El contacto con la firma se produjo en uno de los viajes del propio Marañón a Francia, donde esta empresa les expuso su búsqueda para la implantación de forma experimental de su modelo de bajas emisiones, adaptado a los estándares que plantea la Unión Europea.

Buscaban, explica Marañón, una ciudad de tamaño similar al de Burgos y con un volúmen de población concreto. Algo que, a priori, sedujo al propio Vicealcalde.

Eso sí, antes de dar este paso es necesario saber si realmente se puede. Porque los Fondos Europeos que recibirá la ciudad para que esta zona de bajas emisiones sea una realidad ascienden a 3.567.000 euros y los contratos de determinadas cantidades no pueden adjudicarse a dedo. Salvo que, tal y como hace el Ayuntamiento de Burgos, los llamen de «patrocinio».

OTRAS NOTICIAS