Botellon-Pueblos-Salud Publica-Universidad-Orden Público-Autobuses

Tras las declaraciones realizadas en la mañana de hoy por el Subdelegado de Gobierno y las empresas de autobuses, hay un hecho evidente:ninguno de los responsables políticos son realmente conscientes del problema de Salud Pública que supone la ingesta masiva de alcohol por nuestros ciudadanos:ya jóvenes, ya adolescentes, ya adultos.

Esta cruel realidad que nadie parece tomarse en serio, está destrozando en silencio a miles de ciudadanos, universitarios y adolescentes, sin que ningún responsable político ni policial ,hagan realmente nada «en serio» para ponerlo fin.No hablamos del ruído, de la suciedad, de los destrozos y actos vandálicos,…que también,HABLAMOS DE UN PROBLEMA DE SALUD PUBLICA.

La universidad, en este caso, es ejemplo de una vergonzosa conducta y un comportamiento impropio de la comunidad educativa.Ni se puede permitir, ni tolerar, ni potenciar, ni nada de nada respecto del Botellón en la Universidad o en las inmediaciones.Demasiados universitarios están cada día peor y su rendimiento disminuye,precisamente por el botellón.(es causa eficaz)

Y, seamos serios, el problema no es que se beban unas cuantas cervezas o se tomen unas cuantas copas en los bares;el problema es el consumo desproporcionado del alcohol que se compra en los supermercados y se realiza en las calles y plazas de la ciudad y que ahora se desplaza a nuestros pueblos.

¡Que no nos hagan reir los propietarios de las empresas de autobuses diciendo que no saben si los viajeros suben alcohol al autobús!.Lo sabe todo el mundo y puesto que las botellas son voluminosas, se aprecia a simple vista.De hecho en los pueblos que reciben a estos visitantes se quejan precisamente de que «llegan cientos de jóvenes cargados de bebidas, que no gastan y destrozan el pueblo.»

Lo que indudablemente no quieren, es tener que contratar al personal de seguridad que «cachee» si fuera necesario a los viajeros antes de emprender un viaje de este tipo, pues eso encarecería el billete y acabaría con la «gallina de los huevos de oro».Tampoco las empresas asumen la vigilancia interior del autobús y el control previo que evite que suban al mismo gentes en un estado de embriaguez lamentable, olvidando que son agentes de riesgo evidentes para la seguridad del resto de los pasajeros y del trasporte.

Son transportes «peligrosos» y de «alto riesgo» ( y si no que se lo pregunten a los conductores de autobuses municipales que se negaron, en su día,a  realizar el transporte de viajeros de las macrofiestas de los Universitarios de la Milanera). Los viajeros que acuden a estas fiestas(siempre hay excepciones)son «mercancía peligrosa»

Por otra parte, nos reimos a carcajadas cuando se nos dice que las dotaciones policiales se incrementarán en función de los autobuses que vayan a cada pueblo.Eso, primero toleramos el grave problema de salud pública y permitimos beber en la calle y después por si acaso incrementamos el gasto público con dotaciones de agentes para controlar a borrachos y vándalos.

Ya basta de tonterías.Es el momento de poner fin a este tipo de conductas y dejar de facilitar el que las borracheras colectivas del botellón se trasladen de Burgos a nuestros pueblos.El que quiera ir de fiesta que vaya, pero si quiere utilizar un transporte público o colectivo para ello, entonces «cero» de alcohol en la entrada y cero en la salida.

loading...