Blasco pide a De la Rosa que «deje de llorar» y asuma responsabilidades en la pandemia

Carolina Blasco, portavoz del Grupo Municipal del PP, y Daniel de la Rosa, alcalde de Burgos
Carolina Blasco, portavoz del Grupo Municipal del PP, y Daniel de la Rosa, alcalde de Burgos

La portavoz del Grupo Municipal Popular del Ayuntamiento de Burgos, Carolina Blasco, ha lamentado este martes que el alcalde, Daniel de la Rosa, continúe quejándose por tener que afrontar la limpieza extraordinaria de los colegios, obligada a raíz de la declaración de la pandemia, mientras la Consejería de Educación anuncia una inversión de 10 millones de euros en cinco centros de la provincia, tres de ellos en la capital.

“Es evidente el compromiso de la Junta de Castilla y León con el sistema educativo público y cobra más importancia si cabe en un momento como el actual, en el que mientras De la Rosa sigue llorando por las esquinas, otras administraciones dan ejemplo de esfuerzo”, ha sostenido.

Para Carolina Blasco, que regidor socialista siga cuestionando tener que asumir su responsabilidad en la gestión de la pandemia y continúe mirando para otro lado, solo evidencia “su falta total y absoluta de capacidad y de compromiso con los burgaleses”, y ha recordado que De la Rosa únicamente tenía que asumir como propia la desinfección de aularios y parques infantiles durante estos meses y lo ha hecho a base de cuestionarlo permanentemente.

Por eso, le ha emplazado a que deje de lado la deslealtad institucional que le caracteriza en los últimos meses para afrontar, de una vez por todas, sus competencias en un contexto como el actual.

Al margen de la limpieza en las aulas, Carolina Blasco ha recordado que el PSOE no ha realizado ni una sola inversión para el mantenimiento de los colegios en sus casi dos años de mandato, lo que ha conllevado que se acumulen numerosos desperfectos pendientes de arreglo.

Así, ha repasado algunos de los casos más graves, como el del CEE Fray Ponce de León, donde profesores, alumnos y padres continúan a la espera del rebaje de bordillos para garantizar la accesibilidad al centro, o el del CEIP Jueces de Castilla, donde los problemas de calefacción son una constante en las aulas.

También es notable el problema de goteras que, agravadas por los temporales del pasado invierno, padece el CEIP Fernando de Rojas, donde las filtraciones condicionan la actividad del centro cada vez que llueve.