ARCHIVADO EN

¡Bienvenidos a la República Independiente de Burgos!

María 20.

Agotada ante la impotencia de ver como Burgos, la Tierra del Cid, MI tierra, se desploma gracias al arbitrio de unos pocos y a la inactividad de muchos, decidí buscar en Internet, en foros, y páginas de ocio, la “objetiva” opinión de los turistas que ya han disfrutado de nuestro frío sobre su experiencia, ante el sentimiento de que quizás fuera yo quien tuviera una opinión demasiado pesimista y errónea sobre el funcionamiento de NUESTRA ciudad, y de lo mal que se nos está dando a conocer.

 

La cosa pintaba bien: “Burgos, ciudad milenaria, se alza elegante, vertebrada por el río Arlanzón al noreste de la meseta norte”, pero la cosa empeoraba por momentos: “Quizás su nombre no ha trascendido fuera de España tanto como justamente hubiera correspondido a una ciudad de tal belleza y encanto”. Divertida forma de decir que hay alguien que no está haciendo bien los deberes.

 

Muchos de ellos escriben que Burgos fue un lugar que se encontró con ellos ante la necesidad de repostar, de la que apenas habían oído hablar,  y ante la cual se quedaron gratamente sorprendidos.

 

Algún inspirado (burgalés seguro) enunciaba: “Burgos se asoma al tercer milenio con aires renovados y con la ilusión de la que siempre ha sido, es y será, capital de Castilla, embrión de esta nuestra España.”

 

Esa frase, hizo que mi ira aumentara de tal manera que tuviera que cerrar de inmediato el navegador.

 

Estoy cansada, de salir, ya no simplemente de España, sino del mismísimo Burgos y que al comentar con la gente sobre tu ciudad de origen no sepan apenas situarla ni tan siquiera en el Norte de España.

 

¿Es que acaso nos estamos encargando de destruir todo lo que con esfuerzo y esmero se encargaron nuestros antepasados de hacer por Burgos?

 

Creo que el último intento de situar a Burgos en el mapa (por decir alguno) data de tiempos franquistas al fijar en Burgos una importante base militar… porque vamos, espero que nadie me diga que la Iniciativa de “Devora es Burgos” sirve para fomentar el turismo gastronómico en la ciudad y no para enriquecer a los ya enriquecidos de la ciudad mediante Packs Turísticos ya cerrados con los mismos locales de siempre, y sin apenas salir del hotel. Osea, ¡porvafor!

 

Creo que TODOS estamos de acuerdo en que Burgos es una ciudad con mucho potencial, entonces ¿Qué nos está pasando?

 

Dinero “haylo”, aun en tiempos de crisis, porque no se ustedes, pero yo mis impuestos los sigo pagando rigurosamente, mi euro para media hora de autobús urbano para irme hasta la estación de trenes lo pago, mis tasas de circulación y basuras las pago, las multas de ORA o radares los pago, el parking para poder estar de compras al centro (ya que “gracias” a la peatonalización no hay quien aparque), lo pago, así como otras formas de llenar las arcas públicas. Lo que me parece es que dentro de poco y a este paso, lo que voy a tener que dejar de pagar es mi hipoteca… pero en fin, detalles a parte.

 

No me vengan a decir, que es que los anteriores mandatarios de Burgos se endeudaron hasta las cejas y que con MI dinero se están pagando “chapuzas” que no sirvieron para más que para ganar la candidatura a la alcaldía, para argumentar que ACTUALMENTE no hay dinero en las arcas burgalesas que pueda fomentar el turismo a mi ciudad.

 

No me digan que tenemos que estar aceptando franquicias nacionales que destruyen a nuestros pequeños comercios para que así haya dinero (en realidad dinero este virtual, porque ese dinero está menos en Burgos que 2 euros en manos de un ludópata).

 

No me digan que el Museo de la Evolución Humana sirve para potenciar el turismo de Burgos, por que vamos si yo no fuera de Burgos y pagara 6 euros para acceder al mismo y ver un descomunal edificio con mas salas para ver videos que huesos pues hombre… no se yo… que aquello parece un menú degustación que te quedas con ganas de todo.

 

Los equipos de gobierno que han ido sucediéndose en nuestro Ayuntamiento, no han mirado por el futuro de Burgos más allá de su legislatura, sino que se han encargado de estrechar lazos con quien el día de mañana podría no solo darles trabajo a ellos, sino también a todos sus familiares y amigos, mientras que los burgaleses no vemos la manera de darnos a conocer, y sí que estamos inquietos por el futuro de nuestro negocio el día de mañana.

 

Digamos que nuestros políticos burgaleses son como los futbolistas de élite, que partiendo de la base de que muchos de ellos ni son de la cuidad de origen de ese equipo (y por tanto no comparten la doctrina que predican), al mejor postor besan un escudo u otro.

¡Bienvenidos a la República Independiente de Burgos!

ARCHIVADO EN
OTRAS NOTICIAS