Batalla entre Burgos CF y Burgos Promesas por los equipos de fútbol base

El Burgos Promesas quiere inscribir a los jóvenes futbolistas en sus instalaciones, mientras el Burgos CF pide que no se haga ningún movimiento

promesas+bcf

El convenio firmado entre Burgos CF y Burgos Promesas hace unos meses sigue haciendo aguas. Tras la expulsión del Burgos CF de las instalaciones de Castañares hace un mes, esta semana se ha sumado la del equipo de Liga Nacional Juvenil, gestionado por el Burgos CF.

El acuerdo entre ambas entidades, firmado en el pasado mes de mayo, acordó la fusión de los equipos de fútbol base de ambos clubes. Sin embargo ante los reiterados imcumplimientos por parte de los Caselli de los compromisos monetarios adquiridos, el conflicto entre ambos equipos da un paso más, y ahora comienza la batalla por los equipos de cantera.

Según puede adelantar Canal 54, las relaciones entre el Burgos Promesas y Burgos CF se han roto también en este capítulo, y la entidad presidida por Pepe Manzanedo, busca ahora captar a todos los jugadores de los equipos de cantera para el Burgos Promesas, de hecho a lo largo de las últimas horas se ha convocado a los jóvenes futbolistas a formalizar su licencia federativa en las instalaciones que el Promesas gestiona en Castañares. Mientras el Burgos CF dice que no se debe de dar ningún paso, aunque quizá sea demasiado tarde, pues ya ha perdido el control de lo que eran sus secciones inferiores, incluso los responsables del la Secretaría Técnica del Burgos CF han sido expulsados de los grupos de WhatsApp de diferentes equipos.

Los damnificados son los pequeños futbolistas, que ven como la filialidad entre ambos equipos no les ha traído nada positivo, y ahora se han convertido en rehenes de un acuerdo, que muchos creen, será denunciado en las próximas semanas. Sin embargo las consecuencias legales y económicas puedan ser ya irreversibles para el Promesas, que como filial es corresponsable y partícipe de cualquier sanción que pueda recaer sobre el Burgos CF.

En resumen, todo hace indicar, que la maniobra del Promesas busca hacerse con los derechos federativos de todos los jugadores de fútbol base, incluso de aquellos que la pasada temporada pertenecían al Burgos CF.