Barro y mentiras. La herencia que asegura haberse encontrado Cristina Ayala con el Mercado Norte

Mercado Norte Fachada 2

No puede existir un primer balance sin hablar de la «herencia recibida». Todo un clásico del mal político que le permite vivir, durante el primer año, echando la culpa de todo a lo que hizo el anterior Equipo de Gobierno, siempre y cuando no sea de los tuyos, claro está.

Cristina Ayala no ha dudado en explicar que lo primero que han hecho, a lo largo de estos 365 días, es desbloquear todo aquello que el Gobierno de Daniel de la Rosa dejó patas arriba.

Y aquí la alcaldesa ha tenido donde elegir: el cívico de Fuentecillas, la urbanización de San Cristóbal, la Zona de Bajas Emisiones afeada por la Justicia, el proyecto para frenar las filtraciones en Villatoro, el Plan Castillo o la polémica con Protección Civil.

Pero si ha habido una actuación que ha pillado con el pie cambiado al actual Gobierno, esa ha sido la del Mercado Norte. Ayala no se ha cortado al asegurar que lo único que hizo el anterior Gobierno fue embarrar y mentir a los burgaleses.

La alcaldesa asegura haber hablado, durante la campaña electoral, con la anterior concejal de Comercio, Rosa Niño, quien le aseguraba que existían licitadores interesados en el proyecto de Daniel de la Rosa, cuando la realidad ha dejado claro que eso no fue así.

Por ello, el Equipo de Gobierno lamenta que este proyecto no camine a un ritmo más rápido. Aún así, siguen manteniendo el 15 de julio como fecha del traslado al mercado provisional y el último trimestre del año para iniciar el derribo del actual edificio.

OTRAS NOTICIAS