Ballesteros reprocha el retraso de las ayudas de urgente necesidad al comercio

No es la semana de Rosa Niño. El Grupo Municipal Popular también carga contra la gestión que se está realizando en el área de Comercio, con Niño al frente.

Este martes, la concejal popular, Andrea Ballesteros, lamenta que habiendo empezado ya el mes de junio, aún no se conozca nada al respecto de las ayudas de urgente necesidad para los comercios de la ciudad.

El retraso no es nuevo en este segundo plan de crisis, porque ya se vivió durante el primero y el Equipo de Gobierno asumió que con el nuevo todo iría más rápido.

Lo cierto es que, a día de hoy, casi medio año después de aprobarse el Plan de Crisis y con varios cambios de rumbo en el Equipo de Gobierno, como asociar el propio plan a una modificación presupuestaria o incluir sectores como las agencias de viaje, se desconocen las bases para que las empresas burgalesas soliciten las ayudas.

Es más, Ballesteros lamenta que no se tenga ni tan si quiera un censo real de empresas que pudieran necesitarlo, puesto que se cuenta con uno del año 2018, dos años antes de la pandemia, con lo que la situación provocada por los cierres de varias empresas habrán modificiado mucho el dibujo.

Esto es significativo, explica la edil, para saber cuánto y cómo se van a repartir las ayudas.

Los populares recuerdan, además, la situación de los bonos al consumo, donde los comerciantes han tenido que pedir que se retrase a septiembre porque la tardanza del Ayuntamiento en ponerlos en marcha los hacía coincidir con las rebajas de verano.