Ayuntamiento de Burgos y Terrazas: cuando cumplir con ley solo supone un castigo

Noticias Burgos

Las cómodas temperaturas de este fin de semana, junto con un simpático sol, animaba a muchos a salir a la calle y a sentarse a tomar algo en una terraza.

Todo muy idílico sino fuera por el hecho de que la climatología ha venido a demostrar cómo el Ayuntamiento castiga a los que cumplen para encubrir sus propias incompetencias con ilegalidades.

Aunque no fueron muchos, algunos hosteleros de la ciudad escucharon al Concejal de Licencias advertir que, en caso de solicitar su autorización antes de que acabase el plazo que fijaba la ordenanza, tendrían que retirar las suyas.

Sin embargo, la fecha llegó y no pasó nada. Casi todas las terrazas de la ciudad siguen en su sitio. No ocurre absolutamente nada. De nada le ha servido a aquellas empresas que sí cumplieron con lo que marca la norma, puesto que al final, quienes no lo han hecho pueden seguir como si nada.

¿Qué clase de Ayuntamiento castiga a quien cumple? No hablamos de un incumplimiento puntual o de un hecho aislado, sino de la colocación ilegal de cientos con un concejal, Ignacio Peña, que consiente sin ningún tipo de titubeo.

Cuando una administración pone en marcha una normativa, el ciudadano se tiene que afanar en cumplirla. Cuando esto ocurre, aunque solo haya un ciudadano que lo haya hecho, además de ser ilegal no exigir su cumplimiento a los demás, es una falta de respeto, de ética y de justicia hacia quienes sí han cumplido, mirar para otro lado.

OTRAS NOTICIAS