Ayala debe tomar medidas urgentes ante la filtración interesada contra la cafetería del Teatro Principal

teatro principal 1

Lo que ha ocurrido esta semana es inadmisible en una administración pública, como siempre, con la colaboración interesada del periódico del expresidiario Michel Méndez Pozo. El pasado viernes, Diario de Burgos acusaba de moroso al concesionario de la cafetería del Teatro Principal, gracias a la filtración realizada desde el propio Ayuntamiento de Burgos, con datos de carácter fiscal privados, protegidos por la Ley de Protección de Datos.

Por si fuera poco, tal solo un día después, Méndez Pozo se colgaba la medalla de haber conseguido que el concesionario abonase la mensualidad gracias a la publicación. Pero la cosa no se queda ahí, el segundo de los artículos incluye la explicación de que el hostelero estaba aún en tiempo y forma, vamos que de moroso nada. El propio concejal de Hacienda, Ángel Manzanedo «exculpa al hostelero» al que le quedaban aún dos semanas para abonar la mensualidad de julio, y más de un mes para la de agosto, los dos meses de los que Diario de Burgos le acusaba de ser moroso.

La filtración no solo implicó datos particulares para el primer artículo, sino el acceso en tiempo real a los pagos del concesionario y a saber de cuántos contribuyentes y concesionarios más de la ciudad.

La alcaldesa de Burgos, Cristina Ayala, debe tomar cartas de manera urgente en este tipo de conductas, de lo contrario, se abre ahora una peligrosa vía en la que Diario de Burgos se convierte en recaudador municipal, con acceso en tiempo real a los datos y, peor aún, a publicar retrasos que no lo son, acusando de morosos a unos y otros, siempre en función de sus propios intereses. El problema es que para llegar a ello, es necesaria la complicidad y colaboración de alguien desde dentro del Ayuntamiento de Burgos, sea funcionario o responsable político.

OTRAS NOTICIAS