Atapuerca arroja luz sobre la evidencia genética humana más antigua del mundo

Fósil de Atapuerca exhibido en el MEH
Fósil de Atapuerca exhibido en el MEH

Atapuerca no deja de sorprender. Lo último conocido en torno al enclave burgalés se ha conocido a través de la publicación Nature, en la que se ha mostrado la evidencia genética humana más antigua del mundo, procedente de un diente encontrado hace 25 años en este Patrimonio Mundial de la Humanidad.

Por primera vez se ha recuperado material proteínico de una especie humana, concretamente de la especie Homo antecessor. Los resultados obtenidos en la Universidad de Copenhague arrojan luz sobre uno de los puntos más interesantes de genealogía humana, alcanzando una antigüedad muy superior a la que la conseguida hasta la fecha mediante la obtención de ADN.

Se ha logrado, por lo tanto, un avance importante en los estudios de evolución humana, después de que los científicos recuperaran uno de los conjuntos de datos genéticos humanos más antiguos conseguidos hasta el momento. El logro se ha obtenido tras analizar un diente de 800.000 años de antigüedad, perteneciente a la especie Homo antecessor.

Los hallazgos, en colaboración con el Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), respaldan la idea de que el Homo antecesor era un grupo hermano del conjunto de homínidos que contenía a Homo sapiens, Homo neanderthalensis y Denisovanos.

Mediante el uso de una técnica llamada espectrometría de masas, los investigadores secuenciaron proteínas antiguas del esmalte de los dientes y determinaron de manera muy precisa la posición de Homo antecesor en el árbol genealógico humano.

Los fósiles analizados por los investigadores fueron encontrados en 1994 por el equipo dirigido por Juan Luis Arsuaga, José María Bermúdez de Castro y Eudald Carbonell en el nivel estratigráfico TD6 del yacimiento de la Gran Dolina, uno de los sitios arqueológicos y paleontológicos de la sierra de Atapuerca.

loading...