Arroyo pide al Equipo de Gobierno que saque del cajón la Ordenanza de Transparencia

Marga Arroyo 12 Julio

La transparencia no es una prioridad municipal. Basta con ver cómo una ordenanza que debiera regular la transparencia en el Ayuntamiento lleva escondida en un cajón la friolera de 4 años.

Esto es lo que denuncia el Grupo Municipal de Podemos, quien insta al Equipo de Gobierno de Daniel de la Rosa a que la retome, pues estaba en un momento muy inicial de su elaboración cuando se quedó en aquel cajón, y la ponga en marcha.

Hay que irse hasta febrero de 2017 cuando el Pleno acordó la creación de dicha ordenanza. Los primeros pasos dieron lugar aun primer borrador y, a partir de ahí nada se hizo.

Un año después, en febrero de 2018 el PSOE, entonces en la oposición, instó a que se agilizara la redacción y aprobación del texto definitivo. Sin embargo, ni se agilitó en el pasado mandato ni se ha hecho nada en los más de dos años de este.

La portavoz de Podemos, Marga Arroyo, considera que Burgos necesita una ordenanza de este tipo que garantice a los ciudadanos un acceso libre y fiable sobre lo que se hace en el Ayuntamiento y cómo se hace.

Cierto es que la Ley de Transparencia ya recoge todos los aspectos sobre el acceso del ciudadano a la información municipal. Pese a ello, el Ayuntamiento de Burgos sigue siendo un oasis de oscurantismo, donde los concejales de la oposición se las ven y se las desean para conseguir determinada documentación.

La transparencia tampoco es uno de los bastiones del actual Equipo de Gobierno. Baste mirar cómo su edil de transparencia y también presidente de Aguas de Burgos se ha negado por activa y por pasiva a publicar las videoactas de la comisión de investigación sobre la quema de papeles.

Otro ejemplo de la falta de transparencia lo tenemos en las obras de la Plaza de Santiago, donde después de dos comisiones extraordinarias, aún siguen apareciendo datos que nadie conocía y que hay que ir sacando con sacacorchos al Equipo de Gobierno.