Arroyo no cometió un delito de calumnias, solo cumplió con el deber de informar a los ciudadanos, según el juez

La portavoz del Gurpo Municipal de Podemos, Marga Arroyo ha recibido una buena noticia tras confirmarse el archivo de la causa abierta contra su persona por un posible delito de calumnias.

La Audiencia Provincial ha archivado la causa, que previamente había sobreseido el Juzgado de Instrucción número 1, tras la denuncia del ex-responsable de la comunicación del Grupo Municipal de Podemos.

Fue en marzo del pasado año cuando la portavoz del Grupo informó públicamente, del cese de este trabajador por la pérdida de confianza en el mismo. Arrancaban así, al menos de manera pública, los conflictos entre la líder de la formación en el Ayuntamiento de Burgos y su segundo de abordo, Israel Hernando, quien después acabaría dejando el Ayuntamiento.

El extrabajador de la formación optó por querellarse contra Arroyo por un presunto delito de calumnias. Sin embargo, el juez no aprecia ninguna expresión «injuriosa», subrayando que en todo momento Arroyo evita dar el nombre de la persona y aún así, no aprecia manifestaciones que encajen «en el tipo penal de injusrias o calumnias».

La portavoz, explica la sentencia, se limina a informar sobe las decisiones adoptadas, alqo que el juez considera legitimo como portavoz de una formación política, encuadrando la acción dentro del «deber y el derecho de informar al conjunto de los ciudadanos».

Arroyo se ha mostrado satisfecha por como se han resuelto los acontecimientos.

La edil considera que este tipo de formas no deberían tener cabida en la política ni en la sociedad y tacha de «rechazable la intoxicación pública» que se pretendía lograr para sacar beneficio personal.