Andando Burgos reivindica que «queda mucho por hacer» en materia de movilidad

Ayuntamiento de Burgos
Ayuntamiento de Burgos

Queda mucho por hacer. Éste es el lema propuesto por Andando Burgos para la ya comenzada Semana de la Movilidad 2018, aunque en esta ocasión, el Ayuntamiento de Burgos todavía no se ha pronunciado.

Y es que según apuntan, en términos formales la política municipal tiene como objetivo la movilidad sostenible, pero la realidad es que en muchas ocasiones no deja de ser un «concepto vacío de contenido y una expresión que no se debate», manteniendo un modelo de movilidad basado en la movilidad con vehículos.Desde Andando Burgos abogan por trabajar en esta Semana de la Movilidad fomentando la educación y el hablar en positivo de las principales medidas para avanzar en la materia, en lugar de poner sobre la mesa los intolerables datos de siniestralidad en las calles de la ciudad, la contaminación del aire, el ruido de algunas calles o la desmesurada ocupación de espacio público.

También han querido hacer referencia a las iniciativas que «quedan por completar», como la Ordenanza Municipal reguladora de la instalación de veladores en suelo público, que aún tiene que consensuarse, el Plan de Movilidad Urbana Sostenible, que todavía está en fase de redacción, o la elaboración de una Ordenanza Municipal de circulación, movilidad y transporte.Y no han querido olvidarse de todo lo que queda por hacer, como el Pacto por la Movilidad Sostenible y el necesario Observatorio de la movilidad urbana de Burgos, o el Consejo sectorial de movilidad, que espera a la voluntad política que le dé luz. Todo ello motivado por una política municipal de movilidad urbana sostenible «tímida, con incongruentes competencias departamentales y gran limitación de acción».

La Semana de la Movilidad es una campaña dirigida a sensibilizar, tanto a los responsables políticos como a los ciudadanos, sobre las consecuencias negativas que tiene el uso irracional del coche en la ciudad, tanto para la salud pública como para el medio ambiente, y los beneficios del uso de modos de transporte más sostenibles como el transporte público, la bicicleta y los viajes a pie.

Pese a que comenzó el pasado lunes, desde el Consistorio burgalés parece que, como ya ocurrió hace un año, se han olvidado de ella, porque hasta el momento, no hay ninguna iniciativa programada en esta materia. Lejos quedaron las Semanas de la Movilidad que servían para poner en marcha pruebas piloto de vías, reducción de velocidades en algunas calles o actividades orientadas al fomento de una movilidad más sostenible.

OTRAS NOTICIAS