Algunos adoquines de Francisco Grandmontagne empiezan a levantarse menos de un mes después del final de la obra

No han pasado ni 30 días desde que se diera por finalizada la obra en la calle Franscisco Grandmontage, y ya empiezan a surgir entre los vecinos del entorno las primeras quejas por defectos en la misma.

El acceso mediante vehículo desde la calle la Igualdad presenta ya algunos adoquines flojos, sueltos o, directamente, mal colocados. En el mejor de los casos, da la sensación de estar colocados a última hora, deprisa y corriendo. Lo más llamativo es que acudiendo al proyecto de la obra, que figura en la página web del propio Ayuntamiento, en este punto no debería haber adoquín, sino «mezcla bituminosa impresa». Podría tratarse, eso sí, de una modificación en el contrato, como tantas otras que, sin embargo, no parece estar cumpliendo con las espectativas de los ciudadanos.

Por el momento, el concejal de Urbanismo, Juan Manuel Manso, asegura que el Ayuntamiento no ha recibido por los cauces habituales queja alguna al respecto del estado de la vía. El problema es que no es la única queja que ha recibido esta casa.

Los espectadores de Canal 54 han mostrado cómo las primeras lluvias del año han sacado a la luz charcos en el tramo más cercano a la calle Vitoria. Las fotografías enviadas al programa Repaso a Burgos de esta casa demuestra, en este caso, dos charcos diferentes de considerables dimensiones.

Fotografía enviada por los espectadores de Canal 54

Manso ha recordado que, en todo caso, estas actuaciones, como todas, están sujetas a garantías y la empresa RFS, constructora del proyecto, debería responder al respecto sin coste para la ciudad.

Fotografía enviada por los espectadores de Canal 54

OTRAS NOTICIAS