Admitida la denuncia de la FEC contra la Junta por prevaricación administrativa

Los comerciantes burgaleses esperan que la admisión a trámite evite actuaciones tan desacertadas y negligentes como las realizadas por la Junta

Noticias Castilla y León

Satisfacción en la Federación de Empresarios de Comercio de Burgos (FEC) tras conocer que el Juzgado de Instrucción número 1 de Burgos ha admitido a trámite la denuncia interpuesta contra la Junta de Castilla y León por «prevaricación administrativa o inactividad dolosa». Los comerciantes burgaleses esperan que la admisión a trámite evite, en el futuro, actuaciones tan desacertadas y negligentes como las realizadas por la administración autonómica.

Los hechos denunciados aluden a la dejación de funciones de la Junta en materia de inspección y vigilancia en relación con las ventas de productos no esenciales por parte de las grandes superficies localizadas en Burgos, durante las duras restricciones aplicadas hace unas semanas, que obligaba al cierre de los establecimientos «no esenciales» de los centros comerciales.

Desde la FEC, su portavoz y Vicepresidentes Julián Vesga, lamenta que las sucesivas denuncias verbales realizadas a la Dirección General de Comercio y Consumo, no tuvieran ninguna repercusión, incluso tras presentar escritos y pruebas por parte de los comerciantes burgaleses.

A pesar de las advertencias y denuncias de la FEC las grandes superficies siguieron vendiendo productos no esenciales, algo expresamente prohibido por la Junta de Castilla y León, lo que supuso un agravio comparativo y competencia desleal para los establecimientos localizados en las galerías comerciales, que en esos momentos permanecían cerrados.

En relación al momento actual que vive el comercio burgalés, se está a la espera que se estabilice la situación climatológica, para comenzar la campaña de primavera-verano, que de momento «va muy despacito». Respecto a las ayudas anunciadas por las diferentes administraciones Vesga afirma que, «están llegando a cuenta-gotas». Desde la FEC se siguen solicitando subvenciones directas, la concesión de créditos no palían la problemática del pequeño comercio, y recuerdan a la administración que el procedimiento para solicitarlas debe de ser sencillo, pues con procesos farragosos, en ocasiones, el pequeño empresario no las puede ni siquiera tramitar.