A la búsqueda desesperada de un test de antígenos y sin pedir un crédito para comprarlos

Test Coronavirus

La sexta ola de COVID que vive actualmente el país, ha llevado a que mucha gente, ante la explosión de casos, las fiestas y los contactos estrechos, haya acudido a la desesperada a la búsqueda de un test de antígenos, que en España solo pueden adquirirse en farmacias.

La búsqueda no ha sido nada sencilla, pero no solo para la gente de a pie, sino también para los farmaceúticos. En Burgos, tenemos el caso de una farmaceútica, que ante la evidente escasez y alta demanda de estos test de autodiagnóstico, decidió coger su propio vehículo y dirigirse a comprarlos a un particular que residía en Madrid el mismo día de Año Nuevo.

La consecuencia de esta alta demanda, sumada a una escasez de la oferta, implica una subida de precio considerable. Prueba de ello, fue que a la hora de comprarlos, el precio fue de 7,5 euros, precio idéntico al que se vendió también en la farmacia. La propietaria de la farmacia, explicaba, que como es posible que esto suceda en España, y que en países como nuestro vecino Portugal, cuesten tan solo dos euros y no haya esta escasez. En el país luso, un conocido supermercado nacional, vende allí los test por 2,10 euros en sus establecimientos, ya que la legislación así lo permite.

En el lado completamente opuesto tenemos a Alemania. Allí, tal y como relata un estudiante burgalés que reside allí, se puede obtener un test de antígenos gratuito a la semana, apuntándote en la página web del Ayuntamiento de la ciudad. También se puede adquirir por apenas 50 céntimos, y no solo en farmacias, sino que también lo comercializan la gran mayoría de los supermercados. Sin ir más lejos, como traslada a Canal54 el estudiante, la pasada semana adquirió uno por 1,5 euros en oferta en una droguería.

Este próximo jueves, tal y como adelantó el presidente del Gobierno Pedro Sánchez, se procederá a regular los precios de los test, una noticia bien recibida por el sector, pero que lamentan que no se haya realizado previamente a las fiestas navideñas, donde hubo una escasez muy acentuada. Lamentablemente, el Gobierno se niega en rotundo a que las parafarmacias de los supermercados puedan vender este tipo de productos, aumentando así la posibilidad de adquisición, tanto por número de lugares de distribución como por los horarios de la misma.