78-82. La segunda mitad deja sin triunfo al San Pablo Burgos

El San Pablo Burgos cayó ante el Élan Béarnais en su encuentro del Coliseum. Los de Joan Peñarroya controlaron bien la primera mitad, con un gran trabajo en defensa, pero tras el descanso, el conjunto francés salió más intenso, dominando el rebote, para arrebatarle la ventaja y el triunfo a los castellanos.

Con ganas de recuperar las buenas sensaciones arrancaba el San Pablo Burgos el encuentro europeo. Los triples de McFadden y Clark ponían un 6-0 de salida. Los franceses buscaban sus opciones, sin embargo, el gran papel que ejercían en defensa los de Peñarroya, conjugado con las asistencias de Tokoto para las canastas de McFadden y Huskic ponían la distancia en ocho puntos (17-9). El tiempo muerto fue necesario para los visitantes, que en el regreso a cancha todavía continuarían encajando un parcial de 13-0, que ponía quince de máxima local (24-9) y que rompió Mbodj al término del primer cuarto (24-13).

El cuadro castellano se esforzaba en la pista con un excelente Álex Barrera, que hacía crecer la renta hasta los dieciséis puntos (30-16). De Jong mantenía en juego al Pau-Lacq-Orthez, pero la solidez del San Pablo Burgos protegía su condición de dominador del choque (37-25). Los burgaleses peleaban desde la defensa y lograban mover bien el balón en el ataque. Todo funcionaba. McFadden cerró el marcador al descanso (43-29).

El regreso de vestuarios devolvió a una versión mucho más potente del conjunto visitante, que apretaba en defensa para poner en problemas el ataque burgalés. Ponía todo su empeño Lima para luchar bajo canasta, pero las opciones ofensivas de los castellanos no terminaban de cuajar. El Élan Béarnais se ponía por delante por primera vez en el choque (53-54). Un triple de Ferran Bassas dejó el empate en el luminoso al final del tercer periodo (56-56).

Intentaba ganar fe el San Pablo Burgos gracias a un parcial de 7-0, pero los franceses eran contundentes en sus acciones y reponían el equilibrio en el luminoso del Coliseum (66-66). Los castellanos necesitaban rebotear en defensa o el partido se les pondría muy cuesta arriba, pero los visitantes martillearon a los burgaleses una y otra vez sobre el aro (68-73). A falta de cinco segundos para la conclusión, McFadden convertía un triple que otorgaba el último rayo de esperanza para los burgaleses (78-81). Desafortunadamente, el cuadro castellano no pudo sumar el triunfo (78-82).

El próximo partido europeo se disputará el miércoles 13 de noviembre, a las 18:00 horas, ante el AEK, en el OAKA Olympic Indoor Hall de Atenas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here