7000 trabajadores del Sacyl piden a la consejería que abandone la imposición y se siente a negociar

Aplauso sanitarios HUBU_opt

Cerca de 7000 sanitarios han firmado un documento para solicitar a la consejería que dirige la doctora de profesión, Verónica Casado, que se negocien sus condiciones laborales y no se impongan.

Tras el compromiso del propio presidente de la Junta de no aplicar el famoso decreto de movilidad, el SACYL, según denuncian desde los principales sindicatos sanitarios, está haciendo lo que le da la gana, imponiendo medidas improvisadas y sin ningún tipo de negociación previa.

Acusan a la Consejería de improvisación, tras cerrar un año que califican de «despropósito», en el que algunos trabajadores han realizado la friolera de entre 200 y 300 horas más.

Hoy en día, denuncian, la desorganización en la Consejería de Sanidad de Castilla y León es absoluta, cada gerencia está actuando de una manera diferente, en algunas gerencias se está amenazando con eliminar el disfrute ahora en enero de las vacaciones que ya a los trabajadores no se les permitió disfrutar en el año natural; se está organizando la gestión de la vacunación contra el COVID a ritmos diferentes sin dar una información oficial ni haber informado previamente a los representantes de los trabajadores; existen diferentes formas de actuación de los servicios de prevención ante los profesionales que han sido contactos estrechos con un positivo; se les pide a los trabajadores que se apunten a las bolsas de voluntarios que no han sido negociadas y tampoco se les detallan las condiciones laborales y retributivas de las mismas; no existe un plan de conciliación para los trabajadores sanitarios, al igual que se habilitó en Función Pública para el resto de funcionarios, para el caso de que sean tutores de un menor en aislamiento por contacto estrecho con un positivo.