32 millones de euros para un sistema inteligente que mejore la calidad del transporte público por carretera en Castilla y León

Autobuses Alsa Estacion Calle Miranda

La Junta de Castilla y León destina casi 31,9 millones de euros a la implantación de un sistema inteligente para el Transporte Público de viajeros por carretera de Castilla y León, que permitirá desplegar un nuevo modelo de movilidad digitalizado, eficiente, seguro y de calidad.

La Junta financiará esta iniciativa con Fondos Europeos Next Generation, que se reparte en ocho proyectos de diversa índole y con diferentes plazos de ejecución.

El primero de estos proyectos se refiere a la dotación y preparación de las infraestructuras tecnológicas necesarias para la implantación del Centro de Control de Transporte de Castilla y León. Esta actuación, licitada por algo más de 1,6 millones y un plazo de ejecución de doce meses, tendrá como misión la prestación de servicios de calidad al ciudadano mediante la explotación de la información en tiempo real del estado de las infraestructuras y de los servicios de transporte público de viajeros por carretera que operan en Castilla y León.

Otro de las actuaciones se destinará al Sistema Central de Gestión de Transportes Públicos (ITS), con un importe de 4,61 millones de euros y un plazo de ejecución de 22 meses. Se trata del servidor central en la nube del sistema de transporte público por carretera de la Comunidad. A él se tendrán que conectar todos los sistemas centrales de los operadores de transporte y de las áreas metropolitanas, que a su vez recibirán los datos de los autobuses como la ubicación exacta por GPS, información en tiempo real, conteo de pasajeros o cámaras de seguridad.

En tercer lugar, la Junta quiere crear una plataforma para sistematizar las fuentes de datos de los transportes integrados, que contará con un presupuesto de 563.860 euros y un plazo de ejecución de 20 meses. Esta herramienta servirá para gestionar de forma ordenada la enorme cantidad de información que van a generar todos los componentes integrados en los sistemas ITS. Contempla el suministro de alrededor de 35.000 tarjetas sin contacto personalizadas, 120.000 tarjetas sin contacto no personalizadas, 5.000 tarjetas SAM (Módulo de Acceso Seguro) especiales para transacciones de pago seguras y 8.000 unidades de etiquetas inteligentes de tipo NFC o QR para las paradas de transporte público.

El cuarto proyecto de esta serie es el Gemelo Digital de la Movilidad, a cuya iniciativa se destinan 3,52 millones de euros con un plazo de ejecución de 22 meses. Con ella se dispondrá de una representación virtual de la movilidad, analizando el modelo actual y simulando diferentes escenarios como cambios de normativa, modificación de planes urbanísticos o de rutas y servicios.

Otra propuesta es un sistema que pueda aceptar medios de pago electrónicos avanzados, utilizando diferentes soportes como tarjetas bancarias sin contacto, pagos con el móvil y tarjetas de transporte. La licitación de este contrato asciende a 695.440 euros y el plazo de ejecución es de 12 meses.

La adquisición de equipamiento que se instalará fuera de los vehículos es la sexta actuación. Contempla 390 paradas inteligentes integradas, 24 marquesinas inteligentes, 20 pantallas para las estaciones de autobuses, una consigna inteligente, 30 cámaras de videovigilancia exterior, un sistema de videovigilancia por circuito cerrado de televisión y seis cajeros automáticos recargadores. Con esta tecnología se pretende que los viajeros puedan visualizar la previsión de los tiempos estimados de la llegada a las paradas de su entorno, así como cualquier otra información del servicio.

El penúltimo proyecto se centra en el equipamiento que se encontrará dentro de los vehículos. Incluye la adquisición, configuración, instalación y evolución del equipamiento ‘hardware’ y ‘software’ que lo gestione. Esto supondrá la implantación de servicios como información en tiempo real, ayudas con los tickets y el pago con monedas; conteo de pasajeros; videovigilancia y pantallas inteligentes de información a los viajeros. Esta inversión asciende a 11,89 millones de euros y el plazo de ejecución de 22 meses.

Por último, el octavo plan, cuyo importe asciende a 570.070 euros y el plazo de ejecución es de tres meses, se enmarca en los servicios de inspección que corresponden a la Consejería de Movilidad y Transformación Digital. Su objetivo es la ordenación del mercado de transporte para garantizar la libre competencia en el sector, reforzando las medidas de control contra la economía sumergida, así como contribuir al objetivo de seguridad vial.

OTRAS NOTICIAS