18 alumnos de la UBU viajarán a países en desarrollo para realizar sus proyectos fin de carrera

Dieciocho estudiantes de la Universidad de Burgos viajarán a países en desarrollo  en estancias escalonadas desde julio de 2013 a mayo de 2014. Los alumnos becados pertenecientes a seis titulaciones diferentes (18 de los 21 solicitantes)  viajarán  a Perú, Nicaragua, Guatemala, Nepal y la India en distintos momentos del verano y del próximo curso para realizar sus Proyectos de Fin de Carrera,  Prácticas o iniciar sus trabajos de Fin de Grado.

La iniciativa, denominada  Programa de Proyectos de Fin de Carrera, Practicum y Prácticas Universitarias en el ámbito de la Cooperación al Desarrollo (PPACID)   presenta gran atractivo e interés para el alumnado de la UBU. Desde el curso 2009 han participado más de  90 alumnos y alumnas  de diferentes titulaciones,  la mayoría son alumnos de la Escuela Politécnica Superior y de la Facultad de Humanidades y Educación.

A través del Vicerrectorado de Internacionalización y Cooperación, la Universidad de Burgos apoya esta iniciativa (que hasta hace dos años estaba financiada por la Junta de Castilla y León)  concediendo becas que ayudan a los alumnos  a  cubrir parte de los gastos que suponen participar en estos Proyectos de Cooperación como voluntarios.

Así mismo, la UBU garantiza el reconocimiento académico de la actividad que realizan en los países donde cooperan.
Para  preparar a estos alumnos,  que en su mayoría ya poseen experiencia de voluntariado con algunas ONGDS,  se ha celebrado un curso de formación en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales sobre Cooperación Internacional al Desarrollo, organizado por el Centro de Cooperación y Acción Solidaria e impartido por la Coordinadora del Centro de Cooperación y el técnico de Proyectos.

La Universidad y muy especialmente el Centro de Cooperación y Acción Solidaria, valora enormemente esta experiencia, que además de propiciar una estrecha y fructífera colaboración con las  ONGDs  que trabajan en la ciudad o en lugares próximos, tiene una gran  capacidad transformadora, derivada del contacto  directo de los alumnos con poblaciones y comunidades que viven  en situación de pobreza  y que tienen a su vez otras formas de entender el mundo, de cuya experiencia aprender mucho.