12 detenciones por falsedad documental en Burgos en el último año

Las mafias suelen estar detrás de muchas suplantaciones de identidad

POLICIA NACIONAL

La Policía Nacional de Burgos ha detenido durante el último año a un total de doce personas como presuntos responsables de delitos de falsedad documental, relacionados bien con fraudes en sus documentos de identificación –mediante alteración o simulación- o bien como autores de un delito de usurpación de estado civil.

Este tipo de delitos han sido detectadas tanto en trámites que afectan al ámbito privado como en trámites realizados en instituciones públicas. El grupo de investigación de la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras de la Comisaría de Burgos ha desarticulado ya varios casos vinculados a irregularidades en contrataciones, poniendo en marcha investigaciones que han contado con la colaboración de organismos afectados, como el SEPE o la propia Seguridad Social.

La casuística es muy amplia, desde el empleado de una empresa de Burgos, que se encontraba trabajando con la documentación de otra persona, al encontrarse en situación irregular en España, a otros casos en los que la documentación falsa es descubierta en las propias dependencias policiales, por ejemplo con permisos de residencia falsos. También se han detectado fraudes al comprobar la identidad de las personas que acuden a la realización de los exámenes de nacionalidad por otras, que finalmente acaban detenidas por la comisión de un delito de falsedad documental.

Según informa la Policía, detrás de la mayoría de estos casos existe una organización criminal que percibe una importante cantidad económica por facilitar documentación ilegal, abusando de la vulnerabilidad del extranjero que necesita regularizar su situación.

En ocasiones los documentos también son utilizados para la obtención de contratos laborales o la apertura de cuentas bancarias, dentro de un complejo entramado de extorsiones, dificultando el seguimiento y destino del pago efectuado por la víctima.

La investigación de un delito de falsedad documental, en muchas ocasiones requiere de la intervención de peritos calígrafos y documentólogos, para elaborar los correspondientes informes periciales.