Un cuarto requerimiento judicial pide a la FCYLF que cese en la organización de la Tercera División

El Juzgado de Instrucción número 5 de Valladolid ha requerido por cuarta vez a la Federación de Castilla y León de Fútbol (FCYLF) para dar cumplimiento “real y efectivo” al auto con fecha del 16 de agosto, que obligaba al mantenimiento del Real Burgos CF SAD en el Grupo VIII de la Tercera División para que pudiera competir en la misma durante la presente temporada.

El nuevo requerimiento ordena a la FCYLF y a su presidente Marcelino Maté, a cesar en las labores de organización que estén realizando y puedan ser contrarias a lo ordenado en el Auto.

A través de un comunicado público el club burgalés ha hecho hincapié en que el juzgado a tomado esta decisión “tras haberse valorado por el juzgado oportunamente las reiteradas alegaciones de la Federación al Auto”, en el sentido de no poder ser ella quien tiene la posibilidad de ejecutar y cumplir los acuerdos judiciales, tras asumir la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) las competencias de la Tercera División.

Desde el club burgalés han apuntado que la competición del Grupo VIII de Tercera, está “viciada y adulterada”, así como los posibles descensos de categoría y la promoción de Ascenso a Segunda B, que se disputan, tomando como base la clasificación obtenida por los clubes, una vez finalizada la liga regular. Además destacan que estos ascensos y descensos no podrían materializarse al ser el resultado de una competición “que se viene disputando desobedeciendo lo ordenado por el juzgado.

Desde el Real Burgos han vuelto a hacer hincapié en que este nuevo incumplimiento de la Federación presidida por Maté es un “manifiesto y vergonzoso ejemplo de desobediencia a las órdenes y requerimientos judiciales” y una muestra más de la corrupción que existe tanto en la RFEF como en la FCYLF.