Talleres y conciertos para poder restaurar el retablo de Cardeñuela Riopicón

La localidad burgalesa de Cardeñuela Riopicón necesita restaurar el retablo de la iglesia de Santa Eulalia de Mérida, y gracias a la colaboración de la Mancomunidad Encuentro de Caminos, podrá hacerlo posible. Se trata de una serie de ciclos de eventos y actividades que se desarrollarán a lo largo de este mes de diciembre y también durante 2018, con el objetivo de promocionar y poner en valor este retablo, y recaudar fondos para poder rehabilitar lo que a día de hoy consideran “la joya” de su municipio.

Y es que este retablo posee valiosas tallas del escultor Felipe Vigarny. Data de 1528, y lució durante décadas en la Catedral de Burgos, hasta 1750, cuando lo compró el párroco de la iglesia de Cardeñuela. Desde entonces no se ha movido de esta localidad burgalesa, y con el paso del tiempo se ha ido deteriorando, por lo que es imprescindible restaurarlo de inmediato, o de lo contrario, como ha explicado su alcalde, Nicasio Gómez, se acabará perdiendo esta gran obra tan importante para su pueblo.

Los eventos comenzarán este mismo sábado, 2 de diciembre, con un taller de introducción a la técnica del dorado y estofado de madera, para poder aprender las técnicas utilizadas por los artistas y restauradores en la construcción y rehabilitación de estas tallas. Tendrá lugar a las 18:00 horas en la Iglesia de Santa Eulalia de Mérida.

Posteriormente se organizará un concierto de la Coral de San Esteban, a las 20:30 horas, en la misma iglesia. El concierto estará dirigido por César Zumel, y hará un recorrido por la historia y evolución de los villancicos desde su origen hasta hoy. Se dividirá en tres épocas, piezas del renacimiento, repertorio burgalés y los clásicos españoles, entre los que destacan dos piezas del compositor burgalés Alejandro Yagüe.

Este proyecto está dirigido por la Mancomunidad Encuentro de Caminos, en colaboración con el Ayuntamiento de Cardeñuela Riopicón y la Asociación de vecinos Santa Eulalia. Actualmente el proyecto de restauración se ha llevado ya a la Comisión de Patrimonio, y ha sido valorado y certificado por el arzobispado de Burgos. El Ayuntamiento estima que las actuaciones en el retablo tengan un coste de 50.000 euros, y prevén que si consiguen recaudar estos fondos, la rehabilitación pueda estar finalizada en un plazo de dos años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here