Probamos el Audi Q7 e-tron, 374 Cv. diesel y a pilas.

Hace algo más de un año probábamos el hermano pequeño de este Q7 e-tron, el A3 y las sensaciones que nos transmitió fueron muy buenas, por delante quedan las inmejorables que nos deja este híbrido de alta gama. El Q7 e-tron es la versión híbrida enchufable del modelo, está a la venta por 84.620 €. Un Q7 Diesel de 272 CV cuesta unos 18.000 € menos y un Q7 de gasolina con 333 CV, unos 17 .000 € menos. Sólo está disponible con cinco plazas, dado que el espacio que ocupan las dos adicionales en otros Q7 se emplea para la batería. La pérdida de capacidad del maletero es algo mayor que eso, pero es un inconveniente relativo, dado que 650 litros de capacidad hasta la cortinilla cubre equipaje parece suficiente. Sus dos motores (eléctrico y Diesel) dan una potencia conjunta de 374 CV. La batería de iones de litio que alimenta al eléctrico tiene capacidad suficiente para recorrer 56 kilómetros  entre recargas. Estas se realizan en una toma de corriente alterna y pueden realizarse en un mínimo de dos horas y media (400 V y 20 A) a un máximo de ocho (en una toma convencional de 230 V y 10 A). Como el resto de la gama, el e-tron tiene tracción total. El motor eléctrico tiene 128 CV. Puede accionar en solitario las cuatro ruedas o colaborar con el motor de combustion. Éste es un Diesel de seis cilindros y tres litros de cilindrada que da 258 CV. Como en el A·3 el conductor puede elegir si usar exclusivamente el motor eléctrico (modo EV) o dejar que el sistema seleccione cuando trabaja cada motor (modo híbrido). Adicionalmente, existen otros dos modos de gestión de energía: modo de mantenimiento de la carga (charge holder) en los que el sistema mantiene el nivel de carga de la batería estable y el que sirve para recargarla utilizando como fuente de alimentación el motor Diesel. El motor eléctrico, síncrono de imanes permanentes, está alojado en la carcasa del cambio de marchas de ocho velocidades. Entre el motor Diesel y el eléctrico hay un embrague. Este dispositivo es el que permite que el Q7 e-tron pueda desplazarse en modo eléctrico puesto que desacopla el motor Diesel del resto de la cadena cinemática. El motor Diesel es el de seis cilindros y 2967 cm³ que se emplea en otras versiones, en este caso con 258 CV (y 600 Nm). El sistema de tracción total es el mismo que Audi emplea en el resto de la gama. Es un sistema permanente, que en condiciones normales hace un reparto del 40 por ciento a las ruedas delanteras y que puede variar ese valor entre el 15 y el 70 por ciento. El Audi Q7 e-tron 3.0 TDI quattro tiene, de serie, llantas de 19 pulgadas de diámetro, suspensión mediante muelles neumáticos —que puede ser reemplazada por una neumática—, climatizador de tres zonas, una pantalla de 12,3 pulgadas como cuadro de instrumentos y el sistema de navegación MMI plus. Al volante el Q7 e-tron transmite una notable sensación de robustez, de conjunto completo lo que unido al silencio y suavidad del movimiento en eléctrico hace muy agradable su conducción. Casi más divertido es moverse en las opciones híbridas y ver con que suavidad entra en funcionamiento el motor diesel, como carga las baterias o estas apoyan la tracción combustión-electricidad, no se está conduciendo un gran coche, se maneja una maravilla tecnológica que nos acerca a ese futuro de los coches no contaminantes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here