Podemos insta a la Junta a acabar con la figura de “falso autónomo” en la contratación de músicos

Castilla y Leon

El Grupo Parlamentario Podemos Castilla y León ha registrado una proposición no de ley para que la administración pública deje de contratar a los músicos e intérpretes de manera “irregular” y asuma un código de buenas prácticas.

La propuesta es clara: acabar con la figura del falso autónomo que se ha impuesto en el mundo cultural. Instamos a la Junta a que asuma un código de buenas prácticas para que la contratación sea laboral, no mercantil, y que controle que aquellas entidades privadas que hayan recibido dinero público para su actividad sigan también dicho código.

Los procuradores Carlos Chávez Muñoz, María José Rodríguez Tobal e Isabel Muñoz Sánchez denuncian, de este modo, la precariedad descarnada que sufre este colectivo artístico. Los músicos, a la hora de trabajar para un promotor privado o para una institución pública, se ven obligados a darse de alta como autónomos en la mayoría de los casos, en lugar de contar con un contrato laboral, como el resto de trabajadores.

Consideran que contratar a un músico como autónomo, algo habitual en locales y festivales, puede ser un fraude de ley y una forma de rebajar derechos laborales.Los tribunales ya lo han puesto de manifiesto en varias sentencias, pero si, encima, lo hace la administración, es “algo intolerable”.

La administración pública, explican desde la formación morada, es el mayor contratador en un sector, el de la música popular, que en el año 2016 movió 224,5 millones de euros, de los cuales 7,1 millones, es decir, el 3,2 por ciento del total se facturaron en Castilla y León. Sin embargo, según datos de la Unión de Sindicatos de músicos, intérpretes y compositoras, casi el 100 por 100 de las contrataciones por parte de la administración pública es mercantil.

Esto dibuja, añaden desde Podemos, un panorama en el sector de la música que, además de imposibilitar su profesionalización, lastra su crecimiento y, sobre todo, impide disfrutar de una dignidad mínima en las condiciones de trabajo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here