El Plan de Accesibilidad de Burgos recibe sólo 6 alegaciones

El Plan de Accesibilidad de Burgos ha recibido sólo seis alegaciones en el periodo habilitado a la participación ciudadana, según ha señalado este miércoles la vicealcaldesa Gema Conde, durante la presentación del documento.

Se trata de tres alegaciones de particulares, que fundamentalmente reclaman rebajes de bordillos y un mayor control de la cartelería que los establecimientos ubican en las calles y suponen una barrera para las personas invidentes, dos de colectivos, de la Asociación de Familiares y Afectados de Esclerosis, que solicitaba que el uso de las rampas de los autobuses municipales no se limitase únicamente a las sillas de rueda, y la Asociación Aspanias, que sugería un mayor desarrollo de la accesibilidad cognitiva. El único grupo político que presentó alegaciones al documento fue el PSOE.

Gema Conde ha explicado que la mayor parte de las propuestas se han tenido en cuenta dentro del plan, si bien en el caso de Aspanias se le ha indicado que es necesario sentar las bases para lograr ese mayor grado de desarrollo de la accesibilidad cognitiva y en el caso del PSOE se le ha contestado sobre las apreciaciones que indicaba acerca de cronogramas o cuestiones presupuestarias.

Gema Conde ha explicado que el plan prevé su desarrollo de una forma concéntrica, comenzando por el centro histórico, en seis anualidades desde 2018. Todo ello, ha insistido la edil, si existe partida presupuestaria para ello.

El plan abarca cuestiones de urbanismo, edificios munciipales, transporte público y aspectos de comunicación.

El Fórum Evolución es el inmueble público mejor valorado dentro del documento, sin embargo, llama la atención que sólo consiga una valoración del 60 por ciento, teniendo en cuenta que se trata de uno de los inmuebles más modernos de la ciudad. En el lado opuesto se sitúa el Arco de San Gil, que es el edificio peor valorado con una puntuación del tres por ciento, algo que se achaca en el borrador a las características especiales del mismo.

 En cuanto al urbanismo, la media global de accesibilidad de la capital burgalesa se sitúa en el 56 por ciento, mientras que por ámbitos de estudio este porcentaje varía entre el 45 por ciento de la señalización y el 88 por ciento de las pendientes.

Hay que decir, además, que casi la mitad de las vías analizadas superan el 60 por ciento de valoración en accesibilidad global, si bien el 30 por ciento de las mismas no llega al 40 por ciento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here