Párkinson Burgos precisa 30.000 euros para acabar de pagar su centro

La Asociación Párkinson Burgos precisa 30.000 euros para acabar de pagar la obra de construcción de nuevo centro. Una dotación que abrirá sus puertas «de forma inminente» y que ha costado al colectivo medio millón de euros.

La presidenta de la asociación, María Jesús Delgado, ha destacado los esfuerzos que la entidad ha tenido que realizar para sacar adelante un proyecto que se ha enquistado en lo económico.

A la ayuda pública se tuvo que sumar un crédito bancario concedido a la asociación a pagar en siete años y no pocos quebraderos de cabeza para su presidenta, que ha llamado a todas las puertas para lograr que esta dotación social sea una realidad en Burgos.

El origen del nuevo centro multidisplinar de Párkinson Burgos está en la propia necesidad de los afectados. El Centro Sociosanitario Graciliano Urbaneja se ha quedado pequeño para atender todas las necesidades que presentan los usuarios de la asociación y, ante la falta de espacio, solo cabía el traslado.

La entidad quiso hacerlo desde un primer momento acorde a sus necesidades, adaptado a las máquinas y el servicio que ya presta pero también facilitando espacios que favorezcan los tratamientos y la atención individualizada.

Dicho y hecho, a María Jesús Delgado no le tembló la mano a la hora de iniciar una ronda de contactos con la que presentar el proyecto y destacar sus necesidades. Ella, junto al resto de Párkinson Burgos, vendieron ladrillos y buscaron en el empresariado local el respaldo que necesitaban.

Para completar el pago de la dotación, a la entidad le hacen falta 30.000 euros y por ese motivo piden un último esfuerzo para que las empresas de Burgos puedan aportar esa cantidad, sabedoras de los beneficios fiscales que la aportación social conllevaría.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here