Manso ve en Pérez Mateos el pasado de la UBU y aboga por nuevas políticas para garantizar su futuro

El ex vicerrector de Planificación de la Universidad de Burgos (UBU), Juan Manuel Manso, ha mostrado su preocupación por las «políticas del pasado» que impone el rector Manuel Pérez Mateos y ha abogado por nuevas políticas que garanticen el futuro de la Institución académica.

Manso, quien ha concedido una entrevista al programa Escritorio Local de Canal 54, ha insistido en que la UBU no se puede gestionar con las políticas que la vieron nacer hace ahora 25 años y ha echado en falta un carácter más reivindicativo ante las administraciones.

En este sentido, ha destacado la necesidad de que se produzca una discriminación positiva con la Universidad de Burgos por parte de la Junta de Castilla y León para poder fortalecer sus cimientos y ha lamentado que el actual rector accediese a un pacto de titulaciones que dejaba a la UBU sin opciones de crecimiento.

El problema surge, tal y como ha indicado el profesor Manso, cuando se confunde la institución con la persona y eso es a su juicio lo que está sucediendo con Manuel Pérez Mateos desde que accediese al Rectorado.

Juan Manuel Manso ha asegurado que sus discrepancias con el actual rector por su forma de gestionar la universidad vienen de largo y que es algo tan patente que Manuel Pérez Mateos no puede negar. Incluso, según desveló durante su entrevista, llegó a plantearle hasta en dos ocasiones que le cesara del cargo si no estaba de acuerdo con su actitud.

Sobre las declaraciones del rector durante el acto de apertura del curso académico, en las que aseguró que los vicerrectores «se ponen y se quitan», tratando así de negar la crisis que sufre la Universidad de Burgos con la dimisión de dos vicerrectores en pocos días, Juan Manuel Manso ha calificado de muy desafortunadas sus palabras, a la vez que ha destacado que son un ejemplo más de cómo funciona Pérez Mateos.

El profesor Manso ha desvinculado su dimisión de una posible candidatura al Rectorado. Ha dicho que sería un suicidio cuando aún quedan ocho meses aproximadamente para la cita con las urnas en la Institución académica. Pese a ello, es una opción que no desecha.

En ese horizonte de renovación, Juan Manuel Manso ha apostado por políticas encaminadas a convertir a Burgos en una ciudad universitaria, mejorar las ratios de internacionalización y lograr una mayor matriculación de alumnos, los 12.000 estudiantes sería una cifra adecuada, a su juicio, para no tener que hablar de una «universidad vaciada».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here