Los viejos oficios se hacen tradición con Mariángeles Saiz

Como cada último domingo de julio desde 2002, el Grupo de Danzas de Mariángeles Saiz ha tomado las orillas del río Arlanzón a su paso por el centro de la ciudad para recuperar viejos oficios.

A las 11.30 horas, y con el sonido de las campanas de la Catedral de fondo, Mariángeles Saiz y los suyos han recorrido el espacio que dista entre la Llana de Adentro y el río Arlanzón para hacer visibles oficios como el de las lavanderas o los vareadores de lana.

Las ausencias pesan pero el compromiso con la tradición y la cultura son algo intrínseco a la propia Mariángeles y por eso, y manteniendo muy presente a su mano derecha durante tantos años, se ha adueñado de la orilla del Arlanzón para mostrar los quehaceres de antaño.

Mientras unos lavaban ropa en el río, otros la extendían junto a los juntos y el asombro de los allí congregados iba en aumento al ver piezas con más de un siglo de historia. Buena parte de los ropajes que se han extendido sobre la hierba proceden, precisamente, del antiguo Hospital de la Concepción, mientras que otros son herencias y regalos a una de las personas más comprometidas con la cultura local.

Dejando las ropas a un lado, la recuperación de viejos oficios también ha mostrado a los curiosos que se han agolpado junto al puente de Santa María cómo se varea la lana, mientras que un grupo de mujeres han enseñado a los más jóvenes a tejer.

Los juegos tradicionales, como el aro o el manteo de niños, también se han hecho presentes en esta jornada, en la que los atuendos de todo el grupo de danzas han llevado a Burgos, por unas horas, a principios del siglo XX.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here