Los trabajadores de Aspanias se concentran por un convenio de grupo digno

dig

El colectivo de trabajadores de Aspanias se ha vuelto a manifestar este miércoles frente a los Juzgados de la capital burgalesa, para instar a la empresa a aplicar el incremento del salario mínimo interprofesional (SMI) desde el 1 de enero de 2017 a los operarios del Centro Especial de Trabajo, y por un convenio digno. Una reivindicación que ya exigían el pasado mes de mayo, y que la empresa, según apuntan no ha mostrado ninguna intención de aplicar.

Tras solicitar la gerencia el aplazamiento de la vista del pasado 14 de mayo con el argumento de llegar a un acuerdo en estos dos meses, la empresa no ha concretado ninguna propuesta formal en las reuniones que se han mantenido, por lo que no se ha podido sellar un compromiso que resuelva este conflicto.

Además, según han explicado los trabajadores, tras casi dos años desde que se iniciaron las negociaciones, desde UGT se ven obligados a informar de las dificultades que están teniendo con la gerencia de Aspanias a la hora de negociar un convenio para toda la plantilla del grupo, que afecta a unos 600 trabajadores.

El último convenio de empresa, que contiene la cláusula de ultraactividad, expiró el pasado 31 de diciembre de 2014, por lo que, para el común de los trabajadores de apoyo, es el cuarto año consecutivo que no se ha experimentado ninguna mejora salarial. Desde UGT lamentan que se haya perdido poder adquisitivo y también derechos sociales desde 2009, muy especialmente con la firma de un convenio regresivo en 2012-2014 en aras de “contribuir a la sostenibilidad y viabilidad del grupo” en el contexto de crisis económica en España.

La última propuesta presentada por la empresa supondría perder derechos, con una subida salarial insuficiente tras todos estos años, sin resolver en absoluto los conflictos y problemas por los que atraviesan las relaciones laborales en Aspanias, y consolidaría además la pérdida del poder adquisitivo de la inmensa mayoría de la plantilla, que cobra las retribuciones establecidas en los convenios y no otros complementos o incentivos otorgados discrecionalmente por la empresa.

Además de la diferencia entre las posiciones de negociación, desde UGT apuntan que el proceso está lleno de dificultades por el mal hábito de la empresa de suspender o aplazar unilateralmente las reuniones, e incluso de cuestionar la legitimidad para negociar de los y las representantes designados por UGT.

Por todo ello desde UGT quieren volver a demostrar a la gerencia que no están dispuestos a tolerar “que se sigan imponiendo criterios arbitrarios y perjudiciales para los trabajadores”, defendiendo los derechos de todos los trabajadores con discapacidad y también de los profesionales de apoyo de todo el grupo. Así mismo han aprovechado para exigir a la empresa que mueva su posición y acepte demandas razonables de la plantilla para el próximo convenio de grupo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here