Los hosteleros del centro dicen no al Ayuntamiento en Carnaval

Entierro de la Sardina Burgos

Los hosteleros del centro de la capital burgalesa dicen no al Ayuntamiento de Burgos en Carnaval. Su posición se suma así a la ya mostrada por otros colectivos, como los consejos de barrio y las asociaciones vecinales, que no están dispuestos a asumir las responsabilidades que no quiere tener el Ayuntamiento.

Según ha podido saber Canal 54, el hartazgo de los propietarios de los locales de hostelería ha llegado a límites insospechados tras años en los que, no sin mucho esfuerzo, han impulsado una programación cultural que se ha consolidado como la referencia de estas fechas de Carnaval en la ciudad.

Los hosteleros del centro gritan de este modo “ya basta” a las constantes críticas que durante años han tenido que soportar del Consistorio y a poner dinero para una actividad que es de interés público.

 

INTERÉS GENERAL DE LA CELEBRACIÓN

Los bares de La Flora decidieron hace más de 20 años impulsar una programación propia en Carnaval que, con el paso de las ediciones, se ha consolidado como la referencia de unas fiestas que hasta entonces apenas tenían arraigo. Lo hicieron con un denominador común durante todo este tiempo, que no es otro que el de poner dinero de sus bolsillos y recursos propios para “el disfrute de toda la ciudad”. Mientras todo esto sucedía, y de forma sistemática, el Ayuntamiento ha negado recursos a la organización y ha puesto todas las trabas posibles al desarrollo de una actividad de la que ahora se utiliza como reclamo.

El interés general logrado con esta programación, cuyo máximo exponente es la quema de la sardina en la jornada previa al Miércoles de Ceniza, hace que sobren los motivos para que el Ayuntamiento colabore y apueste de forma decidida por la programación, asumiendo no sólo los costes, sino proporcionando también aquellos recursos que se precisan para su correcto desarrollo.

Frente a esto, la posición que ha adoptado el Consistorio en los últimos años, con el concejal de Festejos, José Antonio Antón, a la cabeza ha sido la de poner más trabas si cabe e incrementar las críticas a la organización. Ejemplo de ello fue, sin ir más lejos, lo ocurrido el pasado año con la quema de la sardina cuando, con los bomberos presentes, los hosteleros tuvieron que aguantar las críticas municipales sobre una mala organización, mientras Antón y los suyos se desentendían de cualquier tipo de incidente.

Pasado un año, y lejos de cambiar la actitud, el Ayuntamiento complica más las cosas a los hosteleros del centro, con unas exigencias que el Consistorio no quiere asumir y que suponen para los propietarios de los locales más dinero, recursos y responsabilidad.

LA GESTIÓN DE ANTÓN EN ENTREDICHO

Para colmo, en una maniobra difícilmente explicable, José Antonio Antón dirige la atención hacia Producciones Salas para que se encargue a la empresa el plan de prevención que se les exige. Una conducta a todas luces recriminable, puesto que el edil debiera limitarse, en todo caso, a animar a los hosteleros a dirigirse al Colegio de Aparejadores ante la insistencia de este requerimiento.

Por todo ello, el “malestar” y la “gran preocupación” han ido en aumento entre los hosteleros del centro en las últimas horas, que recuerdan al Ayuntamiento que llevan varias décadas y sin respaldo del Ayuntamiento organizando el Carnaval.

Pasear la sardina, organizar actividades o gestionar puestos con su personal han sido una constante para los hosteleros del centro estos años. Sin embargo, ahora deciden plantarse y decir “basta” al Ayuntamiento, a sus trabas y exigencias, mientras éste trata una vez más de beneficiarse de su esfuerzo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here