Los estudiantes de Educación de la UBU conocen la Asociación Dislexia Burgos

La Asociación Dislexia Burgos se ha presentado este lunes ante los alumnos de la Universidad de Burgos, para acercar al entorno educativo esta enfermedad que se estima que afecta a un 10 por ciento de la población en mayor o menor grado. Esta Asociación se creó el pasado mes de octubre con el objetivo de ofrecer apoyo a los niños afectados por la dislexia y a sus familias con el fin de ayudarles en su día a día y permitir que consigan todos sus logros y metas personales y académicas.

Su presidenta, Silvia González, ha explicado que los niños con dislexia tienen una inteligencia “normal, o superior a la media”, sin embargo, los síntomas de este trastorno neurobiológico, como la dificultad para leer y escribir o su baja memoria a corto plazo, les impide desarrollar un aprendizaje normal. Esto, sumado a los sistemas educativos tradicionales, en los que el aprendizaje se basa en la lectura y en la escritura, les dificulta aún más su paso por la etapa escolar. González ha hecho hincapié en que aproximadamente el 40 por ciento de los casos de fracaso escolar están asociados con la dislexia como una de las posibles causas.

Por ello, la presidenta de la asociación ha insistido en la necesidad de un diagnostico precoz de la enfermedad. Actualmente, en la mayoría de los casos son los tutores del centro escolar los que dan la voz de alarma a edades que rondan los 7 u 8 años. Sin embargo, en el peor de los casos, puede que la dislexia no se detecte hasta la adolescencia. Esto da lugar a consecuencias emocionales de los niños, como baja autoestima o depresión, al sentir que “fracasan”, por lo que el diagnostico, aunque llegue tarde, les da tranquilidad, por que por fin saben que ellos no son los responsables.

La asociación, por medio de su presidenta y su vicepresidenta han puesto el acento en la necesidad de conocer esta enfermedad en el entorno educativo, para poder reforzar el trabajo del diágnóstico en las aulas.

En menos de medio año de andadura, la Asociación Dislexia Burgos ha crecido bastante, pasando de los 5 a los 29 socios, en su mayoría padres y madres de niños afectados por dislexia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here