Lacalle veta la proposición en la que la oposición le reprueba

El alcalde de Burgos, el ‘popular’ Javier Lacalle, ha vuelto a hacer gala de su conducta antidemocrática y firma un acto sin precedentes en el Ayuntamiento, dejar fuera del orden del día del Pleno del próximo viernes la proposición conjunta del Partido Socialista, Ciudadanos e Imagina Burgos en la que se le reprobaba por su actitud “totalitarista” al frente del Consistorio.

La proposición se ha registrado conjuntamente con otra del PSOE sobre la liquidación y pago de las tasas y precios públicos del IMCT, otra de Imagina Burgos sobre las piscinas municipales de El Plantío, otra de C’s sobre la actuación en derrames ambientales nocivos y una última del PP sobre la tauromaquia.

A estas cinco proposiciones hay que sumar dos que se presentan de manera conjunta por todos los grupos: una relativa al AVE entre Burgos y Vitoria y otra sobre la inmigración en los discursos políticos. Dos proposiciones que no les computan a ninguno de los grupos sobre el tope de seis proposiciones por Pleno entre todos los grupos que recoge el ROF del Ayuntamiento de Burgos, tal como interpretó la Junta de Portavoces al inicio del mandato, criterio que se ha venido manteniendo hasta ahora y que ha supuesto que se hayan celebrado Plenos en los que se han presentado siete, ocho y hasta nueve proposiciones.

La decisión de Lacalle de dejar fuera una proposición registrada por los grupos políticos de la oposición es un hecho “muy grave”, según apuntan desde los gurpos de la oposición, “que vulnera la capacidad propositiva reconocida legalmente a los grupos políticos de presentar iniciativas al Pleno del Ayuntamiento, que con esta proposición limita la oportunidad de debatir democráticamente sobre el comportamiento de Lacalle al decidir unilateralmente sobre varias obras, sobre la utilización partidaria y electoralista de los recursos municipales, de la publicidad institucional en favor de su campaña como candidato, sobre qué acuerdos del Pleno se ejecutan y cuáles no, y sobre si todo esto merece o no la reprobación del Pleno”.

Este comportamiento “soberbio y autoritario” de Lacalle, dicen desde la oposición, no hace sino acreditar lo que los tres grupos de la oposición han denunciado y por lo que consideran necesario reprobar el comportamiento del alcalde. “Es evidente que con esta decisión Lacalle se califica a sí mismo, demostrando un gran nerviosismo e inmadurez democrática e institucional”, añaden.

No obstante los tres grupos políticos municipales de la oposición adelantan que esta proposición será presentada el viernes en el Pleno como moción de urgencia, por lo que Lacalle tendrá que asumir que su posición como alcalde no puede evitar que al menos 14 concejales de 27 reprueben su actitud y decisiones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here