Lacalle se arrodilla ante Méndez Pozo para evitar las críticas en campaña

El alcalde de Burgos, el ‘popular’ Javier Lacalle, ya no sabe qué hacer para tratar de mantenerse en la actividad política tras una legislatura en la que sus decisiones le han llevado a la más profunda deriva política.

Sin respaldos en el Gobierno central tras la moción de censura a Mariano Rajoy, Javier Lacalle se ha dedicado en los últimos meses a tratar de codearse con los líderes de su partido para rogar una vida política que muchos ya dan por finalizada.

Ejemplo de ello son las visitas reiteradas que Lacalle ha realizado en los últimos días a Barcelona, Madrid y Valladolid, donde, lejos de “vender” la ciudad, se ha dedicado a ponerse en la foto con el líder ‘popular’ de turno.

Por si las relaciones que le quedan fuera de Burgos no fuesen suficientes, Javier Lacalle busca a la desesperada también apoyos en el ámbito municipal y lo hace, como es habitual en él, con el dinero de todos y tratando de hipotecar el futuro de la ciudad.

Muestra de ello es su última pretensión, la de ceder a la fundación ‘VIII Centenario de la Catedral. Burgos 2021’ el control de la candidatura de Burgos a Capital Europea de la Cultura. Lo que Javier Lacalle trata de vender como algo lógico, no es más que un muestra más de su debilidad.

Arrodillarse de nuevo ante Michel Méndez Pozo, editor de Diario de Burgos y vicepresidente ejecutivo de la fundación, no es más que un intento más de tratar de tener una campaña electoral tranquila, en la que no se saquen trapos sucios y en la que su figura pase lo más desapercibida posible.

Sin embargo, hay que ser conscientes de que lo que este gesto supondría para la ciudad, que no es otra cosa que la pérdida de todo control sobre la candidatura y el proyecto, hipotecando la vida cultural de la ciudad durante años al antojo del expresidiario.

Partidos políticos y asociaciones ya se han quejado en diferentes momentos de la pérdida de control que el Ayuntamiento ha sufrido en torno a la celebración del 800 aniversario de la Seo y la pretensión de Javier Lacalle es, ahora, que suceda lo mismo con la Capital Europea de la Cultura, siempre que a él le dejen tranquilo.

Por si esto fuera poco, el regidor municipal se ha encargado, muy mucho, de que al Diario de Burgos, cabecera de referencia de Méndez Pozo, no le falten campañas de publicidad institucional. De este modo, Lacalle trata de evitar una mayor campaña contra él que le obligue a dejar la política y, alejado de todos los entes paralelos en los que meten mano los partidos, tener que ponerse a trabajar como el común de mortales. Algo que, por otro lado, nunca ha hecho.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here