Lacalle esconde la responsabilidad de Dragados en el Niño Jesús

El alcalde de Burgos, Javier Lacalle, ha insistido en que «sería una frivolidad» pronunciarse sobre una posible sanción del Ayuntamiento de Burgos a la empresa Dragados, por la demolición parcial de una de las fachadas del antiguo colegio Niño Jesús. El regidor municipal trata así de desviar la atención respecto a la polémica generada tras la demolición de parte de este emblemático edificio, cuya fachada está protegida.

Respondiendo a las preguntas de los periodistas sobre esta cuestión, Lacalle ha evitado confirmar si el Consistorio burgalés sancionará a la empresa, y ha señalado que no pueden pronunciarse sobre ello sin haber estudiado previamente el expediente. «A día de hoy difícilmente puedo avanzar si cabe sanción a Dragados o no», ha apuntado Lacalle.

Javier Lacalle ha adelantado que los técnicos municipales tendrán que estudiar los informes del proyecto presentados por Dragados, así como el único expediente enviado por la empresa el mismo día que comenzaron las obras para la demolición de la fachada.

El Partido Socialista y el Colegio de Arquitectos de Burgos ya han pedido la máxima sanción para la empresa por actuar sobre un inmueble protegido tal y como contempla el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). También exigen que se tomen las medidas necesarias, que se asuman responsabilidades y se restituya la fachada demolida por Dragados, y que desde el viernes está paralizada por el momento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here