La Junta declara riesgo medio de incendios

Con el fin de septiembre, ha finalizado la Época de Peligro Alto de incendios forestales en la Comunidad de 2019.

Tras un invierno y primavera muy secos en este año, que provocaron un elevado déficit hídrico, el riesgo y los incendios han estado siempre presentes, destacando la segunda quincena de junio, que ha sido el período más conflictivo.

En los meses de julio y agosto de 2019 se ha mantenido un bajo nivel de precipitación en la Comunidad. Conviene diferenciar lo ocurrido en la mitad norte, donde ha habido algunas precipitaciones que mitigaron el riesgo de esta parte de Castilla y León, mientras se siguió incrementando el déficit hídrico en la mitad sur de la Comunidad, en especial en las provincias de Ávila y Segovia, donde se concentró la mayor siniestralidad de incendios forestales.

El mes de septiembre pasado ha tenido algunas precipitaciones repartidas por Castilla y León que han suavizado la sequía y, por tanto, el riesgo y el número de incendios. La mayor concienciación de la población, patente en el bajo número de incendios forestales registrados este mes, y la rápida y eficaz actuación del operativo, logrando dejar en conatos un importante y creciente número de ellos, permiten adelantar un balance del verano más favorable de lo previsible por la sequía que padecíamos. Finalizada la campaña de Riesgo Alto, el consejero de Fomento y Medio Ambiente ha solicitado su comparecencia voluntaria en la Comisión correspondiente de las Cortes de Castilla y León para dar cuenta de su balance, que también se hará público tras la misma.

Dado que no se prevén lluvias generalizadas en los próximos días que reduzcan definitivamente el riesgo a niveles calificables de riesgo bajo, la Junta de Castilla y León ha declarado Época de Peligro Medio del 1 al 10 de octubre. A partir de ese día, semanalmente se analizará el riesgo y se dimensionará el operativo adecuado a esa situación.

Destacar que durante estos primeros días de octubre se mantiene un despliegue importante de medios, que se adaptan a nuestra situación de riesgo previsible.

Desde la Junta de Castilla y León se confía en que la población siga extremando la prudencia en sus actividades de trabajo y ocio al aire libre para evitar el inicio de un posible incendio y, en caso de observar el inicio de algún incendio, alerte a través del 112, para facilitar el rápido ataque con los medios del operativo de lucha contra incendios forestales y evitar así la destrucción de parte de nuestro patrimonio natural y forestal y sobre todo evitar cualquier riesgo para la población.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here