La Junta avanza en la prevención de los malos tratos en la infancia con un protocolo de actuación

Castilla y León

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Alicia García, y el consejero de Educación, Fernando Rey, han presentado el ‘Protocolo de intervención educativa ante el posible riesgo y/o sospecha de maltrato infantil en el entorno familiar’, una actuación con la que la Junta sigue avanzando en la prevención y lucha por la erradicación del maltrato infantil mediante el establecimiento de un marco permanente de coordinación entre los profesionales de ambas consejerías.

Para la Junta de Castilla y León, la protección de la infancia es una prioridad, y en esta protección son fundamentales las actuaciones de prevención, detección precoz e intervención ante posibles casos de maltrato infantil.

Por ello las actuaciones se están centrando en aspectos clave como la revisión y mejora de los protocolos en los diferentes ámbitos ante posibles situaciones de riesgo o sospecha de maltrato infantil, que faciliten su detección precoz y notificación por los profesionales, o como el refuerzo a los mecanismos de coordinación y comunicación entre los profesionales para una mayor agilidad y eficacia en las intervenciones que deban realizarse para la protección del menor, todo ello enmarcado en un compromiso más amplio de impulsar la aplicación del protocolo marco de actuaciones en casos de maltrato infantil, aprobado en el marco del Observatorio de la Infancia, asegurando mecanismos de prevención y seguimiento de casos.

Desde la Junta se ha destacado la importancia del trabajo de los profesionales en la prevención y detección, aspectos que desde hoy se refuerzan y mejoran en el ámbito de la educación con este Protocolo con el que, además, se cierra el círculo respecto a los mecanismos de detección y coordinación dirigidos a los principales profesionales que pueden detectar estas situaciones.

En este sentido, ya se ha puesto en marcha un Protocolo de actuación en el ámbito sanitario para facilitar y agilizar la detección y, en su caso, derivación por parte de los profesionales sanitarios de casos de maltrato infantil en el ámbito familiar, tanto en Atención Primaria como en Atención Hospitalaria; y también con los profesionales de las entidades locales, donde se ha puesto en marcha un nuevo procedimiento de actuación en los casos de riesgo grave sin colaboración de la familia y se les ha proporcionado la formación necesaria.

A estos se suma desde hoy un protocolo con el que facilitar y reforzar la actuación y coordinación de los profesionales del ámbito educativo, desde el que se han notificado a los servicios sociales, en los últimos 5 años, 281 sospechas de maltrato infantil, que representan entre un 5 % y un 8 % del total de notificaciones recibidas.

De estas 281 notificaciones de posibles situaciones de maltrato, después de las correspondientes investigaciones y evaluaciones, terminaron en expediente de protección 115 casos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here