La Federación de Hostelería también se opone a la reducción de un carril en la calle Vitoria

La Federación de Hostelería de Burgos también se opone a la última ocurrencia del alcalde de Burgos, Javier Lacalle, de eliminar uno de los tres carriles de tráfico del inicio de la Calle Vitoria, con el único objetivo de ampliar la acera. A través de un comunicado de prensa, los hosteleros burgaleses quieren mostrar su «absoluto desacuerdo a este cambio».

Según han explicado en el comunicado, se trata de una obra «que no aporta absolutamente nada al ciudadano» que tiene como único objetivo agradar una acera «que ya de por si es grande», y es que recuerdan que tiene una anchura de aproximadamente 3 metros, perfectamente válida para «absorber sin problemas el paso de viandantes». Al mismo tiempo han hecho hincapié en las graves consecuencias que esta actuación va a acarrear todo el centro de la ciudad y por ende a los negocios de hostelería que el centro alberga.

Los hosteleros burgaleses han hecho referencia a otras ocurrencias del alcalde que no han beneficiado a la ciudad, como las últimas peatonalizaciones, y reducciones de carriles en otras vías importantes, que han dejado al centro de la ciudad con unas infraestructuras para el tráfico «mínimas y sin apenas alternativas que generan muchos problemas de atascos y lentitud de tráfico». Por ello apuntan que la decisión de añadir ahora esta nueva restricción en un punto tan clave como los primeros números de la Calle Vitoria, agravará enormemente el problema de tráfico, creando un gran cuello de botella a la entrada de la plaza del Mío Cid.

Una de las consecuencias directas de esta actuación sería un fuerte desplazamiento del comercio y consumo del centro hacia los centros comerciales periféricos, como ya ha ocurrido en anteriores ocasiones. También acarreará más pérdida de clientes abocando a los pequeños comercios al cierre.

También aluden a la mala imagen en materia de tráfico que daría a la ciudad ante los turistas dado que con las pocas infraestructuras para el tráfico rodado, las muy escasas alternativas y los numerosos cortes de carreteras que se hacen por diversas razones, hace que a fecha de hoy se reciban «innumerables críticas al respecto».

Así piden a Javier Lacalle que recapacite y escuche a los partidos de la oposición, colectivos y entidades que han criticado esta actuación, y paralice este proyecto, porque lo único que va a conseguir es agravar el problema que hace tiempo se viene sucediendo en la ciudad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here