La Espondilitis Anquilosante se hace más visible gracias a AFAEA

La Asociación de Familiares y Afectados de Espondilitis Anquilosante de Burgos (AFAEA) ha celebrado esta mañana su I Jornada de Información en Espondilitis Anquilosante.

La jornada ha servido para dar más visibilidad de la enfermedad a la sociedad en general. Parte esta que ha contado con la colaboración de la doctora María Colazo Burlato, reumatóloga del Hospital Universitario de Burgos.

La parte más participativa de la jornada ha llegado con la colaboración del psicólogo, Óscar Orive Vivar, quien ha impartido un taller de Mindfulness o meditación, que ha servido para enseñar a los presentes a cómo gestionar el funcionamiento emocional y físico de nuestro cuerpo.

Tras seis meses de la creación de AFAEA, la Asociación ya cuenta con 40 integrantes de los que la mitad son afectados por Espondilitis Anquilosante. El presidente de AFAEA, Antonio Morete, ha destacado sentirse orgullosos de la dimensión que ha cogido la asociación en tan poco tiempo, pero ha recalcado que es necesario seguir con las actividades para hacerse ver y poder llegar a toda la sociedad en general.

Actualmente en Burgos, y según datos del Servicio de Reumatología del Hospital de Burgos, hay cerca de 800 pacientes con esta afección en toda la provincia burgalesa, a los que habría que sumar, todos aquellos que son atendidos por los seguros privados, pudiendo llegar la cifra de afectado a superar el millar de personas, como ha señalado Morete.

La Espondilitis Anquilosante es una enfermedad inflamatoria crónica que afecta fundamentalmente a las articulaciones de la columna vertebral, que genera dolores y endurecimiento paulatino de las articulaciones. Como resultado final se produce una pérdida de movilidad de la columna y en otras articulaciones como  cadera, rodillas, hombros y talón de Aquiles. También pueden aparecer inflamaciones oculares (uveítis) e intestinales (enfermedad de Crohn).

Es una enfermedad frecuente que afecta casi a un 1% de la población. Habitualmente aparece entre los 20 y los 30 años de edad.

La causa es desconocida, los genes y la herencia juegan un papel importante en su etiología. La dificultad en el diagnóstico es uno de los principales problemas ya que puede retrasarse hasta 8 años en alguno de los casos. El tratamiento más eficaz es una combinación de fármacos y de actividad física.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here