La Diócesis de Burgos cierra el año 2017 con un déficit de 18.000 euros

La Diócesis de Burgos cerró el año 2017 con un ligero déficit económico de 18.507 euros, algo superior al del año anterior. Esta es la principal conclusión de la valoración económica del anterior ejercicio, que ha sido presentada este jueves por el arzobispo de Burgos, Fidel Herráez, acompañado del vicario de la Diócesis, Vicente Rebollo, y del miembro del Consejo Diocesano, Vicente Ruiz de Mencía. En la presentación de las cuentas, han insistido en la necesidad del apoyo económico de la ciudadanía, para sostener la labor de la iglesia en la provincia.

A pesar de este resultado se ha conseguido adaptar los gastos a los ingresos, manteniendo todas las actividades pastorales. En cuanto a estos últimos, la iglesia burgalesa ha tenido unos ingresos de 35.620.000 euros, de los cuales, la mayor partida (64%) procede de los ingresos corrientes por servicios, subvenciones públicas y conciertos educativos y otros servicios como capellanías, entradas a museos, librerías y residencias.

Otra de las grandes partidas de ingresos procede de las aportaciones de los fieles, con colectas y donativos individuales, lo que supone un 18,32% del total. La casilla de la Iglesia en el IRPF supone un 13,97%, el equivalente a 4,9 millones, con un ligero aumento con respecto al año anterior. El resto corresponde a otros ingresos de actividades patrimoniales, como el alquiler de inmuebles y financieros e ingresos extraordinarios.

A pesar de estos ingresos, superiores a los del año pasado, los gastos también han aumentado, hasta los 35.639.433 euros. La gran partida de gastos, casi el 40%, se refiere a la retribución de personal seglar, la gran mayoría de ellos profesores en los colegios diocesanos. Otra partida importante que ha aumentado considerablemente es el mantenimiento de las parroquias e iglesias de la diócesis, que supone un 30% de los gastos.

La siguiente partida es la retribución del clero, con una media de 1.000 euros al mes brutos por sacerdote, y el pago de su Seguridad Social, con un 12.82%.

En la actualidad, la diócesis cuenta con 379 sacerdotes que se encargan de la labor sacramental en la provincia de Burgos. Entre todos, animan la vida de las 1.003 parroquias.

Este domingo se celebra el Día de la Iglesia Diocesana, y en Burgos se celebrará con una colecta especial para seguir recaudando fondos, manteniendo así la labor de la iglesia, y la actividad diocesana en Burgos. El año pasado consiguieron recaudar unos 120.000 euros, y esperan que esta cifra se incremente con las ayudas de los burgaleses.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here