La AP-1 será libre desde la próxima medianoche

La autopista de peaje AP-1 será libre desde la próxima medianoche, después de que el Gobierno socialista comprometiese tras su llegada a La Moncloa no prorrogar la concesión de esta vía de alta capacidad.

Será a medianoche cuando se levanten los peajes de esta autopista, cuya liberalización ha sido reivindicada por colectivos, vecinos y políticos a lo largo de los últimos años. Ante la relevancia de este hecho, puesto que es la primera vez que un Gobierno decide no prorrogar las concesiones de aquellas autopistas cuyo contrato está próximo a finalizar, numerosos agentes, políticos y la Plataforma de Afectados por la N-1 han anunciado que acudirán a esa hora a celebrar la liberalización de la vía.

La delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones, se ha desplazado con este motivo hasta la capital burgalesa, donde ha presidido una reunión para analizar qué pasará desde el momento en el que se levanten las barreras.

Virginia Barcones, en un encuentro ante los medios en la Subdelegación del Gobierno, ha insistido en que se trata de una medida que pretende “más igualdad y más equilibrio territorial”. Ha dicho que, con la liberalización de la AP-1, se vive un día importante para los burgaleses y se avanza hacia un modelo “más justo”.

Para velar por la seguridad de los usuarios de esta vía tras su liberalización, se ha dispuesto un amplio dispositivo de seguridad que estará presente a lo largo de toda la vía. Serán 11 patrullas de la Guardia Civil, 4 de la Policía Nacional y 15 agentes de Seguridad Ciudadana los que formen parte de este dispositivo, que vigilará si hay retenciones y en qué puntos, manteniendo las mismas garantías en la nacional N-1.

Virginia Barcones ha explicado que los paneles de la actual autopista se llenarán de mensajes en varios idiomas avisando de la gratuidad en el tránsito y ha avanzado que establecerá una velocidad de 20 kilómetros por hora al paso de los actuales peajes, donde no habrá que pararse. Una medida que se mantendrá hasta la retirada de estas infraestructuras, que se llevará a efecto probablemente en los próximos 6 meses.

Se estima que unos 7.000 vehículos que transitan en la actualidad por la nacional N-1 entre Burgos y Pancorbo pasen a engrosar desde esta medianoche el tráfico de la autovía, por lo que se pronostica un incremento considerable de usuarios en la vía.

Según los últimos datos, publicados en 2017, la AP-1 tiene una intensidad de tráfico de 20.000 vehículos diarios, de los que el 14 por ciento son pesados. La nacional N-1, por su parte, tiene una intensidad de unos 10.000 vehículos al día, de los que el 51 por ciento son camiones.

El tramo que concentra un mayor volumen de circulación es el comprendido entre el peaje de Castañares y Pancorbo, que registra 18.000 vehículos al día, de los que el 15 por ciento son pesados.

La variante de Miranda de Ebro, libre de peaje, asume un tránsito de 23.500 vehículos cada día, de los que el 23 son pesados.

Virginia Barcones ha aprovechado su presencia en Burgos para tratar de acabar con la polémica suscitada por el PP sobre el posible cobro por el tránsito por la autovía A-1, en este tramo, en unos meses. La delegada del Gobierno ha asegurado que esa opción está descartada porque la autovía pasará a gestionarse por la Dirección General de Carreteras y no por otro organismo, a la vez que ha dejado la puerta abierta a una “reflexión” a nivel nacional sobre la futura financiación de las vías de alta capacidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here