Es injusto para los que participan, pero más para los que no

La Concejal de Personal en el Ayuntamiento de Burgos, Carolina Blasco, aclaró ayer, en el programa de esta casa Escritorio Local, los motivos por los que se ha eliminado a una personas de una oposición, tras haber ganado la misma superando a todos sus oponentes. El motivo es tremendamente lógico: Esta persona tenía el título de periodista para un puesto de asesor jurídico. Titulación inadecuada para el cargo.  Como la titulación se mira después de haber finalizado las pruebas, a nadie le llamó la atención hasta ese momento. Pero desde el área que dirige Blasco se apuntan dos argumentos esenciales, sobre todo el segundo. Primero se dice que sería injusto para quienes se han presentado a la oposición con el título adecuado, algo correcto. Y segundo, se explica que también sería injusto para todos aquellos que no se han presentado a la oposición por no tener el título adecuado. Este hecho es fundamental y siempre es el gran olvidado. ¿Qué hubiera pasado si el Ayuntamiento de Burgos hubiera admitido a esta persona? Todas las personas que, sin tener el título, se hubieran visto capacitadas para presentarse a la oposición podrían haberlo hecho y conseguir, llegado el caso, el tan deseado puesto. Muy pocas veces, poquísimas, la administración pública tiene en cuenta el daño ocasionado a quienes han dejado de hacer algo. Y no será porque a Burgos no le sobran ejemplos. Un clásico, el Centro de Creación Musical. Cuando sale a concurso, se oferta la gestión de un edificio para funcionar con centro de creación y producción musical, con unos objetivos muy concretos. Cuando el Ayuntamiento de Burgos y el actual gestor deciden cambiar el rumbo, la licencia y la finalidad, no tienen en cuenta el daño ocasionado a todas aquellas empresas o particulares que podrían haber optado a la gestión de una discoteca pública de tales dimensiones, pero que no lo hicieron porque el objeto del concurso no era ese. ¿Se imaginan hasta donde hubiera llegado la cola de gente interesada si en el concurso se explica que se trata de la gestión de una sala de espectáculos? Otro ejemplo, el ya extinto Buenas Noches Burgos. El Ayuntamiento de la ciudad sacó a concurso la concesión del Mirador del Castillo por 50 euros al mes, más una serie de reformas, para explotar un restaurante. Pero al final, resultó funcionar más tiempo como “café cantante” que como restaurante, siendo la primera su actividad principal. De nuevo, muchos hubieran optado por presentar ofertas al concurso de haber sabido que, por sólo 50€/mes podrían tener un pub en una zona como esa. (Las condiciones económicas han cambiado en esta nueva andadura). Es relevante la explicación que analizan los responsables del área de personal, pensando como pocas veces en todas aquellas personas que no participan en concursos, oposiciones u otros trámites, conscientes de que el objeto de éstos no les interesa y acaban resultando perjudicados al ver como, finalmente, el objeto en cuestión cambia radicalmente una vez adjudicado. Algo que, por cierto, no es legal, dicho sea de paso.
¿Abrimos un debate?
Aquí te planteamos un punto de vista. Cuéntanos el tuyo e intercambiemos ideas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here