¿Es buena idea cobrar en el aparcamiento disuasorio de Gamonal?

El Grupo Municipal Socialista quiere convertir en útil el infrautilizado “aparcamiento disuasorio” de Gamonal. Una infraestructura que se vendió como la quintaesencia de la solución al conflicto del aparcamiento en Gamonal.

La realidad, después de varios años desde su puesta en funcionamiento, es que salvo en días y momentos muy puntuales, el aparcamiento permanece vacío. Por eso el PSOE busca los motivos por los que no se usa y plantea soluciones.

A juicio del edil Antonio Fernández Santos, el motivo principal de la falta de uso, no es otro que la falta de vigilancia sobre el mismo. La gente no deja sus coches allí porque tienen la sensación de dejarlo en un descampado. Quizás sea una razón, pero no es ni de lejos la causa principal. Y para resolver ese problema, Fernández Santos propone algo parecido al anuncio de IKEA, cuando algo cuesta más se valora más. La gente no aparca siendo gratis, pero si lo ponemos de pago y vigilado, ya sí.

Quizás la seguridad sea un factor, insisto, pero no el principal. Pero hay medidas que se pueden tomar para dotar de seguridad al aparcamiento sin necesidad de convertirlo en un aparcamiento de pago. Un gesto sencillo sería encender sus luminarias aportando mayor seguridad al estacionamiento. Además, aquí sí tienen un valor disuasorio las cámaras de videovigilancia. Como ya hemos explicado en numerosas ocasiones, las cámaras no disuaden de actos irracionales, como suelen ser altercados, peleas o conflictos ocasionados por el consumo de alcohol, pero sí se han demostrado eficaces en actos racionales como robos.

El PSOE apunta, con acierto, que los accesos al mismo son confusos. Es más, son confusos y mal dibujados. No hay una fluidez en el tráfico de entrada y salida, por lo que ya solo el hecho de acudir con el vehículo no es algo natural, desde el punto de vista de la circulación. Tampoco hay señalización en los alrededores que informe de la ubicación de un aparcamiento.

Y es que este modelo de estacionamiento en la vía pública es útil, efectivo y sería la solución al estacionamiento en los márgenes de las calzadas, creando vías más espaciosas donde peatones, ciclistas y vehículos a motor podrían circular pacíficamente. Las grandes bolsas de aparcamiento en el tejido urbano nunca se han tenido en cuenta en una ciudad obsesionada con construir casas en cada metro cuadrado libre. Sin embargo, los dos espacios de este tipo creados en el bulevar demuestran que este es un modelo viable.

La colocación de espacios de aparcamiento en superficie y gratuito, como el exterior del Centro Comercial Camino de la Plata o el disuasorio de Gamonal, permiten aglutinar el estacionamiento en puntos muy concretos. Dotándolos de videovigilancia, iluminación y señalización, aportarían mucho a la circulación: Por un lado se eliminarían los estacionamientos en los márgenes de las calzadas y, como consecuencia, desaparecería la doble fila. Son escasos los vehículos mal estacionados en todo el recorrido del bulevar.
Además, reducirían el tráfico al desaparecer los vehículos que callejean en busca de estacionamiento.

Esta quimera es ya muy difícil en una gran parte de la ciudad aunque, todavía hay zonas donde se podrían crear estas grandes bolsas de aparcamiento que solo serán útiles si se acompañan de las políticas adecuadas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here